6 puntos para mezclar colores que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 6 puntos para mezclar colores que debes conocer. Debes aprovechar la teoría del color para mezclar colores. Puedes comprar muchas pinturas, pero con pocos colores básicos puedes mezclar muchas variaciones y, por tanto, controlar más toda la obra. A diferencia de otras pinturas, los óleos no cambian de color al secarse: la mezcla presentará el mismo color exacto al final. Los acrílicos oscurecen al secar.

deGranero mezclar colores

6 puntos para mezclar colores que debes conocer.

  1. Temperatura y tendencia del color: Los rojos, naranjas y amarillos se consideran cálidos, mientras que los púrpuras, azules y verdes se consideran fríos. La elección de tonos cálidos o fríos afectará al equilibrio y sentimiento de la obra. Cada color también tiene su variación fría y cálida. Por ejemplo, el azul con tendencia al rojo (azul purpúreo) se considera cálido, mientras que el azul con tendencia al amarillo (azul verdoso) se considera frío. Como esta tendencia afectará las mezclas con otros colores, debes incluir una versión cálida y fría de cada color primario o en la paleta para tener mayor flexibilidad.
  2. Mezclar colores secundarios vivos: Mezclando los colores primarios creas un color secundario. Si mezclas dos primarios cercanos al mismo color secundario en el circulo cromático, crearás un color secundario intenso. Por ejemplo, el ultramar francés y el carmesí de alizarina dan un violeta vivo porque ambos se acercan al púrpura.
  3. Mezclar colores secundarios apagados: Si mezclas dos colores primarios cercanos a diferentes colores secundarios en el circulo cromático, crearás un color secundario apagado. Por ejemplo, azul cerúleo y rojo cadmio hacen un violeta apagado porque en el circulo cromático se acercan al verde y al naranja respectivamente.
  4. Mezclar los tres colores primarios para crear oscuros: Crea toda una gama de colores oscuros y apagados mezclando los tres colores primarios. Según la proporción de cada primario, crearás diferentes negros y marrones, normalmente más profundos y sutiles que las versiones comerciales. Esto especialmente útil para pintura de paisajes.
  5. Mezclar colores complementarios para crear grises: Los colores complementarios están en lados opuestos del círculo cromático; por ejemplo, el rojo y el verde o el amarillo y el púrpura. Cuando pones colores complementarios juntos, se intensifican entre sí. Sin embargo, si los mezclas obtienes el efecto opuesto y creas gris. Varía la mezcla para obtener grises cálidos, fríos o de color, que darán sutileza y profundidad a las obras. Si añades blanco, ampliarás aún más la variedad. Mezcla tus propios grises para dotar a tu obra de sutileza y profundidad.
  6. Mezclar claros: Por instinto, añadimos blanco para aclarar un color y, a menudo, es una buena solución. No obstante, al añadir blanco a la mezcla se desatura y adquiere un aspecto pastel. El color de los objetos bajo la luz directa se intensifica en lugar de debilitarse; por eso pintar la luz implica un uso racional de color saturado y blanco.
deGranero mezclar colores clases Madrid

Hasta aquí estos 6 puntos para mezclar colores que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestros cursos de pintura en Madrid.