10 recursos para pintar mejor con acuarela que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 10 recursos para pintar mejor con acuarela que debes conocer. El agua es la protagonista de la acuarela y la causante de la excepcional transparencia y luminosidad que la caracterizan, imposibles de conseguir casi con ningún otro medio. En su utilización interviene el agua junto a una pequeña cantidad de pigmento que, una vez evaporada el agua, queda depositado en una capa tan diáfana que permite que el Color blanco del papel quede a la vista bajo la pintura, proporcionando esta cualidad de transparencia propia de una buena acuarela.

deGranero pintar mejor con acuarela

10 recursos para pintar mejor con acuarela que debes conocer.

  1. El recurso de las capas superpuestas: Es otra manera de hablar del método “húmedo sobre seco”. En este caso cada capa debe secarse antes de pintar la siguiente. Es una técnica perfecta para crear texturas y detalles en el primer término.
  2. El recurso de la granulación: Una forma de aprovechar los errores tal como enseñamos a nuestros alumnos de clases de pintura en Madrid es este recurso. Algunos pigmentos por sus características mecánicas, son los colores llamados “sedimentarios”. Ellos tienden a precipitarse cuando se mezclan con agua. El resultado es una superficie texturada, muy útil cuando se pinta por ejemplo piedra.
  3. El recurso de los corridos: Cuando uno comienza a trabajar con acuarela, en ocasiones se producen algunos errores que dan lugar a formas con diferentes aspectos orgánicos. De estos pequeños errores podemos aprovechar las texturas que nos dejan. Si pintamos una mancha con un color fuerte y estando ésta aun húmeda se aplica encima un color con más agua, el pigmento se alejará hacia los bordes. Es esta característica la que le da el nombre de “corridos”. Atención, los corridos deben producirse por que el artista así lo desee.
  4. El recurso de los degradados: El degradado es una transición de un color a otro. Para conseguir un buen degradado, es aconsejable aplicar movimientos en el mismo sentido y no pasar dos veces por el mismo sitio. Como mejor se consigue es con la técnica del húmedo sobre húmedo.
  5. El recurso de los borrones: Los borrones aparecen cuando aplicamos una capa de pintura sobre otra que aun no estaba completamente seca. Son controlables con el papel, cuanto más absorbente sea éste más difícil será que aparezcan borrones. De este error pueden surgir texturas interesantes. Los borrones se pueden corregir aplicando agua y limpiando rápidamente con un trozo de papel.
  6. El recurso del dibujo con pincel: Como les enseñamos a nuestros alumnos de clases de pintura en Madrid, este recurso es muy empleado por los acuarelistas chinos y japoneses. En el mundo occidental es el dibujo tradicional con pincel. El pincel debe ser duro. Dependiendo de la presión con la que apliquemos la pintura a través del pincel podremos realizar líneas más gruesas o más finas.
  7. El recurso de las manchas: Las acuarelas líquidas con las más indicadas para trabajar con este recurso. Son poco controlables pero aportan fondos muy interesantes para comenzar a pintar algo encima.
  8. El recurso del restregado: Se trata de aplicar el pigmento al papel con un movimiento de frotación, con lo que el papel se cubrirá en todas las direcciones. Con este recurso conseguiremos resaltar la textura del papel.
  9. El recurso del lavado y línea: La línea es muy útil para añadir detalles o crear tramados de sombra cuando es necesario. El recurso de lavado y línea es diferente, usaremos la línea para dibujar toda la escena y los lavados para amplificar o unificar la pintura. Se pueden obtener resultados muy buenos empleando lavados de color y línea negra. o incluso un lavado en negro y línea coloreada.
  10. El recurso de la esponja sobre seco: Sobre el papel seco con un color no muy diluido se pueden conseguir texturas muy interesantes.
deGranero pintar mejor con acuarela bien

Hasta aquí nuestros 10 recursos para pintar mejor con acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

14 recursos para trabajar con acuarelas que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 14 recursos para trabajar con acuarelas que debes conocer. La técnica de la acuarela consiste en aplicar capas semitransparentes, que se irán superponiendo para conseguir colores más oscuros. Se pinta de claro a oscuro, es decir, no se pinta el color blanco, sino que se reserva el blanco del papel.

deGranero recursos para trabajar con acuarelas

14 recursos para trabajar con acuarelas que debes conocer.

  1. Degradado monocromático: Mismo color con distintos grados de opacidad, de más oscuro a más claro y viceversa.
  2. Degradado con distintos colores: La transición se hace de un color a otro.
  3. Técnicas del degradado: Es posible trabajar degradados con el mismo sistema de los fondos uniformes, técnica húmedo sobre seco o técnica de húmedo sobre húmedo. En este último caso te recomendamos elevar o inclinar un poco el tablero para que la pintura escurra un poco. Para que queden más suavizados se puede pasar el pincel limpio de pigmento y mojado en agua para extender mejor la pintura, especialmente en húmedo.
  4. Fondo degradado de oscuro a claro en papel seco con pincel: En este caso las franjas se verán bastantes desiguales. Aplicar el color con mucha carga de pigmento y poca de agua en el extremo. Ir disolviéndolo y aclarándolo con agua ,mientras ocurre un desplazamiento hacia abajo.
  5. Fondo degradado de oscuro a claro en papel húmedo con pincel: Aquí se realiza el mismo proceso que en el paso anterior humedeciendo previamente el papel.
  6. Fondo degradado de claro a oscuro con pincel: En el caso de degradado de claro a oscuro se recomienda empezar en la mitad del papel con el tono más claro. Primero hay que humedecer la parte superior del papel, aplicar el tono más claro en la mitad y extenderlo por la parte que ha sido humedecida previamente, degradando así el tono hasta lo más claro. Después se debe hacer lo mismo pero con un tono más medio y hacia la parte inferior del papel degradando a oscuro.
  7. Fondo con superposición de colores: Aquí hay que humedecer previamente la mitad del papel . En la parte seca aplicar un color y extenderlo. Dejar secar y repetir el proceso con otro color. Es posible repetir este proceso varias veces, dependiendo del número de colores que se quieran superponer.
  8. Técnica para pintar cielos: Los cielos se deben pintar siempre en húmedo , mojando con agua la parte del papel que ocupará el cielo y soltando mucho color. Es buen consejo no tener miedo en la aplicación de color en el cielo.
  9. Pintar cielos: Los extremos se encuentran en los cielos despejados y los nublados. En el medio se ubica una enorme cantidad de posibilidades.
  10. Cielos despejados: Si el cielo va a ser totalmente despejado y por lo tanto sólo azul, lo mejor será variar con dos o tres tonos de azul la superficie a colorear, ubicando los tonos de azul más cálidos en las zonas más altas.
  11. Cielo con nubes: SI se trata de un cielo con nubes tipo cúmulos, que son nubes de aspecto algodonoso, habrá que pintarlas quitando color a la superficie inundada de azules mediante la aplicación por tamponado (contacto sin desplazamiento lateral) de un trozo de esponja natural o artificial levemente humedecida, papel secante, o simplemente papel de celulosa de uso higiénico personal.
  12. El recurso de la agregación de colores: Este recurso técnico refiere a la agregación de colores en zonas aún húmedas, EL control reside en humedecer tan sólo las zonas en las cuales se desea provocar la mezcla de color.
  13. El recurso de las capas graduales: Se refiere a uno de los métodos para pintar acuarelas altamente emparentado con la técnica del húmedo sobre húmedo. Aquí la humedad base es justamente la que permitirá la fusión de colores. Se utiliza en zonas que no precisen definición o detalles.
  14. El recurso de las capas multicolores: Cuando se plica más de un color este recurso recibe el nombre de capas multicolor. Las pinturas de paisajes a menudo comienzan con una capa multicolor, con azul o un gris por arriba, que suele ir modificándose a amarillos y verdes hacia el primer plano. Las puestas de sol son otro tema típico de la utilización de este recurso.

Hasta aquí estos 14 recursos para trabajar con acuarelas que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

11 técnicas de acuarela que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 11 técnicas de acuarela que debes conocer. La acuarela es un tipo de pintura compuesta por pigmentos aglutinados con goma arábiga y el agua como diluyente. Tiene una particularidad respecto a otros tipos de pintura y es que se puede pintar con capas semitransparentes.

deGranero técnicas de acuarela

11 técnicas de acuarela que debes conocer.

  1. Pasos para la técnica húmedo sobre seco: Es importante tener presente que primero hay que elaborar el boceto con lápiz para definir bien las capas de la pintura y comenzar a superponerlas. En estas superposiciones de colores es de vital importancia que si se van a combinar colores cálidos directamente en la pintura, se debe en todos los casos utilizar el color más cálido al principio. Por ejemplo, si se quiere obtener un color naranja, entonces primero se debe colocar una capa de color rojo y una vez que esté seca será momento de colocar el amarillo. En los colores fríos el proceso es a la inversa ya que primero se coloca el color más frío.
  2. Características más importantes en la técnica húmedo sobre seco: Algunas de las mejores características de la acuarela húmeda sobre seco son que es fácil de dominar y que además resulta muy útil al momento de obtener mayor precisión en los detalles. Para intensificar un color, bastará aplicar una nueva mano sobre las anteriores una vez que esté seca.
  3. Pintar con la técnica seco sobre seco: Se conoce como acuarela seca a la técnica de aplicar un color en el papel de acuarela totalmente seco, con un pincel seco y los pigmentos o pinturas casi sin diluir. Una vez que se ha secado una zona ya pintada o sin pintar sobre el blanco de la hoja, se deben hacer trazos o pinceladas con la acuarela pero casi sin humedecerla, lo que dará un efecto como raspado. Esta técnica permite llevar adelante una superposición de colores generando distintas transparencias cuando se superponen los mismos.
  4. Superposición de color en la acuarela seca: La aplicación de un color sobre otro ya seco, es decir las superposiciones, tienen una gran importancia en la acuarela. Se considera uno de los procesos necesarios para añadir calidades abstractas al color. El color básico, color general o de fondo, influirá en todos los colores transparentes que se le superpongan. En las superposiciones secas, tal como sucede con las superposiciones sobre húmedo, se debe aplicar primero el color más cálido. De hecho, si se actúa al revés, es decir, se coloca primero el color frío ya continuación el cálido, el resultado es totalmente diferente.
  5. Pintar con la técnica del pincel seco: De las técnicas de acuarela, la del pincel seco es de las más difíciles de llevar a cabo. Agitar el tarro donde se encuentra la pintura muy bien para que se haga homogénea antes de verter unas gotas sobre el lugar que se utilice como paleta. Tomar el pincel de punta recta y untar una cuarta parte de su cerda en la pintura. Descargar el pincel sobre una superficie porosa dando pinceladas muy rápidas hasta que las últimas pinceladas no dejen huella.
  6. Pintar con la técnica del pincel semiseco: Es la que se utiliza con mayor frecuencia. Muchos la confunden con la técnica del pincel seco. La diferencia reside a la hora de descargar la pintura que se ha tomado con la punta del pincel. Cuando se aplica la técnica del pincel semiseco, la zona se resalta mucho más rápido por lo que aquello que era un error en la técnica del pincel seco se convierte en el modo de ser de la técnica del pincel semiseco.
  7. Pintar fondo uniforme en papel seco con pincel: En un papel seco aplicar el color directamente con el pincel. Conseguir un fondo uniforme de este modo es complicado, hay que hacerlo muy rápidamente y generalmente no se coloca la misma cantidad de acuarela en todas las partes.
  8. Pintar fondo uniforme en papel seco con esponja: Con la esponja es más fácil conseguir un tono uniforme en un papel seco, ya que permite repartir la acuarela por el papel de manera más homogénea.
  9. Pintar fondo uniforme en papel húmedo con pincel: Es la técnica húmedo sobre húmedo, el papel se humedece previamente y se usa el pincel con el color sobre la superficie húmeda.
  10. Pintar fondo uniforme en papel húmedo con esponja: Se trata de utilizar la técnica húmedo sobre húmedo sólo que con esponja en lugar de pincel. La esponja permite homogeneizar muy bien el color en la superficie.
  11. Degradados: Un degradado es una transición de tono y/o color. Puede ser monocromático, o con distintos colores.

Hasta aquí estas 11 técnicas de acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de atenderte en nuestras clases de pintura en Madrid.

12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer.

En este artículo te mostramos 12 puntos sobre técnicas secas y húmedas con acuarela que debes conocer. Nunca viene mal refrescar conceptos para así mejorar nuestra práctica con esta técnica que requiere paciencia y muchas pruebas para llegar a un correcto aprendizaje.

deGranero clases pintura Madrid técnicas secas y húmedas de acuarela
Goteado.

12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer.

  1. Fabrica tu propia máscara líquida: El líquido de enmascarar es un adhesivo flexible de látex aplicado a un lienzo o papel antes de la pintura de acuarela. Una vez que la pintura esté seca, el líquido de enmascarar se puede quitar con ayuda de una goma de borrar blanda o simplemente con los dedos, saliendo así el blanco que ha quedado debajo del propio papel. Aunque este líquido lo comercializan diferentes marcas, es posible que el propio artista prepare su fórmula a base de cualquier adhesivo de látex. El cemento de caucho también funciona bien como líquido de enmascarar sobre todo en un lienzo.
  2. Medio enmascarador transparente: Se utiliza para cubrir determinadas áreas del papel haciéndolas resistentes al agua. Este medio puede mezclarse también con acuarelas y es perfecto para aislar áreas de mucho detalle. Las zonas que se hayan tratado con el enmascarador deben dejarse secar antes de pintar encima. Podemos utilizar un secador de pelo para acelerar el secado de ser necesario. Una vez secas estas zonas quedan protegidas y las capas subsiguientes no podrán penetrar en el papel.
  3. Cómo utilizar el enmascarador permanente: Puede aplicarse de forma directa sobre papel blanco, sobre capas secas en el papel o mezclando primero con acuarelas. Todas las capas de acuarelas mezcladas con el medio enmascarador permanente persisten inacabadas y manejables mientras la capa esté aún mojada. Una vez seca, el área se convertirá en un área aislada.
  4. Pintar con la técnica sobre húmedo: En este caso se parte de un papel mojado. La técnica consiste en humedecer el papel sobre el que se va a pintar y, a continuación, pintar con el pincel bien cargado de color. Si se requiere conseguir por ejemplo un efecto en degradé, se deben dar pinceladas, horizontales, suaves, inclinando el papel para que corra el color y se pueda obtener así el degradado. También es posible conseguir un color totalmente plano, sin ningún degradado, simplemente dejando el papel totalmente plano y cargando el pincel en cada pasada con la misma cantidad de tinta o color. A estas capas de pintura se les denomina aguadas, baños o capas de lavado. Después y una vez seca la primera capa, se pueden superponer distintos baños. Hay que tener especial cuidado con el secado de las acuarelas ya que si los baños anteriores no se han secado correctamente es muy usual que se mezclan los colores, produciendo, la mayoría de las veces, efectos no deseados.
  5. Pintar con la técnica húmedo sobre húmedo: Por lo general de las técnicas secas y húmedas de acuarela a esta se le suela llamar la técnica del “papel mojado”.Esto se debe a que para lograr los efectos deseados es preciso humedecer mucho el papel con el pincel y diluir bastante los colores en el agua, La técnica en sí misma consiste en aplicar un color sobre otro cuando el primero aún se encuentra húmedo. Ene este caso los colores se fundirán y se dispersarán en la dirección del trazo que se haya efectuado con la ayuda del agua. Con este recurso es posible dejar fluir la soltura del gesto o conducirlo y guiarlo. Se puede llevar a cabo esta técnica con el pincel, con un gotero, a través de salpicaduras, etc. Esta técnica es perfecta para suavizar la transición de colores diferente.
  6. Pintar con la técnica del goteado: Consiste en aprovechar el momento en el que la tinta está aún húmeda para depositar sobre ella una o varias gotas de un pincel bien cargado. Puede estar cargado con agua pura, con la misma tinta sólo que aplicada en intensidad diferente o con otro color de manera tal que la gota se funda casualmente aunque siempre guiándola inclinando el papel hacia uno u otro lado teniendo en cuenta el grado de humedad que en ese momento tenga.
  7. Buen manejo de la técnica del goteado: No se conseguirán los mismos resultados si el papel está muy cargado de humedad y el pincel con el que se “gotea” deposita poca cantidad de pigmento que, si por el contrario, el papel tiene poca humedad y el pincel lleva una carga considerable, Mientras que en el primer caso se diluirá con el color de fondo, en el segundo se mezclará con él pero conservando unos bordes radiantes bien definidos.
  8. Mezcla de colores en la técnica del goteado: Un color mezclado con otro por medio de la técnica del goteado y siempre que no se les toque después determina una composición desintegrad y desigual. Es un buen recurso para cielos, follajes, carnes o la resolución de nubes.
  9. El resultado de la técnica del goteado: El color goteado puede modificar cualquier baño y dar calidades más ricas y excelentes efectos de textura. Si se quiere aplicar el goteado sobre un baño ya seco, es necesario humedecer con agua limpia que sea capaz de ablandar el color aplicado previamente. Cuando el color esté lo suficientemente blando, sin que el papel se halle excesivamente saturado de humedad, es el momento de aplicar las gotas de color.
  10. Transición entre colores: Si lo que se busca es pasar de un color a otro de forma gradual, sin que exista una divisoria clara entre los mismos se debe recurrir a esta técnica. Así, después de haber depositado el primer color en el papel con una cantidad de humedad suficiente, se deberá extender el segundo color inclinando unos quince grados el tablero. De esta manera se irán mezclando los colores. Una vez obtenida la mezcla en la zona escogida se debe volver a situar el tablero de forma horizontal y continuar depositando el segundo color. Por este método se obtienen una bellas fusiones que resultan muy útiles y de gran efecto.
  11. Pintar con la técnica seco sobre húmedo: En este caso se trata de una base húmeda a la cual se le agrega un color en seco. El tono seco se fundirá pero no completamente.
  12. Pintar con la técnica húmedo sobre seco: La acuarela húmeda se aplica sobre una superficie seca. Una vez aplicada, la pintura se mantiene en su sitio sin correrse y los contornos secos resultan ser bien nítidos. De hecho sólo se fundirá si se insiste con agua sobre sus límites. Se puede mantener control sobre la pintura. En la acuarela húmeda sobre seco se trata de aplicar al papel diferentes baños tenues superponiendo un color sobre otro siempre y cuando esté seca la capa inferior. De esta manera se pueden agregar colores mucho más intensos con el pincel seco.
deGranero técnicas secas y húmedas de acuarela
Húmedo sobre húmedo.

Hasta aquí estos 12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

13 puntos sobre el contraste que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 13 puntos sobre el contraste que debes conocer. La luz puede ser representada en pintura en sus muy diversos grados de intensidad. Cuando la luz tiene un grado intenso y brillante, cercano al color blanco, es una luminosidad fuerte. Entonces es cuando existe contraste en la pintura debido a la diferencia de luminosidad entre los elementos.

deGranero contraste círculo cromático.
Círculo cromático.

13 puntos sobre el contraste que debes conocer.

  1. Círculo cromático: Se denomina círculo cromático a la representación gráfica sobre un círculo con los seis colores reflejados en la descomposición de la luz visible del espectro solar, según el siguiente orden: magenta, rojo, amarillo, verde, azul cian y violeta. Por lo tanto, en principio se encontrarán tres colores primarios: magenta, amarillo y azul cian y tres secundarios: rojo, verde y violeta.Estos colores se complementan con otros seis resultantes de las mezclas de los primarios con los secundarios más próximos, con lo que el círculo cromático quedaría compuesto por doce colores, tres primarios, tres secundarios y seis terciarios.
  2. Colores primarios: Son aquellos colores que no pueden obtenerse mediante la mezcla de ningún otro por lo que se consideran absolutos, únicos. Son el amarillo, el azul cian y el magenta. A la hora de pintar podríamos emplear como primarios un amarillo cadmio medio, el azul celeste y el magenta o el carmín de garanza.
  3. Colores secundarios: Se trata de los colores que se obtienen mezclando dos colores primarios al 50%. De esta manera obtendremos verde, violeta y naranja.
  4. Colores terciarios: Se denominan colores terciarios o intermedios a los que se obtienen de la mezcla de un primario y un secundario. Realmente no son más que matices de un color. Los colores terciarios se consiguen al mezclar partes iguales de un primario y de un secundario. Amarillo verdoso, azul verdoso, azul violáceo, rojo violáceo, rojo anaranjado y amarillo anaranjado. Los colores terciarios son muy abundantes en la naturaleza y por tanto muy usados en pintura, ya que por ellos brillan los colores más exaltados y cobran vida los colores de intensidad media.
  5. Colores cuaternarios: Son los que se obtienen mediante la mezcla de los terciarios entre sí: rojo terciario más amarillo terciario da un naranja neutralizado, amarillo terciario más azul terciario da un verde muy neutro y rojo y azul terciario da un violeta neutro.
  6. Interacciones del color: Armonía. La armonía significa coordinar los diferentes valores que l color adquiere en una composición. Cuando en una composición todos los colores poseen una parte común al resto de los colores componentes. Armónicas son las combinaciones en las que se utilizan modulaciones de un mismo tono, o también de diferentes tonos, pero en su mezcla mantienen parte de los mismo pigmentos de los restantes.
  7. Contraste de tono: Cuando se emplean diversos tonos cromáticos.
  8. Contraste de claro/oscuro: El punto extremo e este tipo de contraste está representado por blanco y negro.
  9. Contraste de saturación: Se genera por la modulación de un tono puro saturado con blanco, con negro o con gris, o con un color complementario.
  10. Contraste de cantidad: Contraposición de lo grande y lo pequeño, de tal modo que ningún color tenga preponderancia sobre otro.
  11. Contraste simultáneo: Se produce por la influencia que cada tono ejerce sobre los demás al yuxtaponerse a ellos en una composición gráfica.
  12. Contraste entre complementarios: Si se quiere lograr algo más armónico conviene que uno de ellos sea un color puro, y el otro esté modulado con blanco o con negro. EL tono puro debe ocupar una superficie muy limitada, pues la extensión de un color en una composición debe ser inversamente proporcional a su intensidad.
  13. Contraste entre tonos cálidos y fríos: Se trata de un contraste donde unos tonos pertenezcan al grupo de los cálidos y otros al de los fríos.

Hasta aquí estos 13 puntos sobre el contraste que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

16 puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer.

En este artículo te mostramos 16 puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer. La técnica de la acuarela consiste en aplicar capas semitransparentes, que se irán superponiendo para conseguir colores más oscuros. Se pinta de claro a oscuro, es decir, no se pinta el color blanco, sino que se reserva el blanco del papel.

deGranero 16 puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer.

16 puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer.

  1. Acuarela cremosa: Se presentan en pomos. A diferencia de las pastillas, este estado pastoso se obtiene debido a que posee una cantidad mayor de humectantes, lo cual hace que la pintura se seque con menos rapidez. Los pomos se pueden comprar sueltos o en cajas surtidas. La principal ventaja que ofrece esta clase de presentación es que permite mezclar colores sin ensuciar una con otro.
  2. Acuarela seca: Este tipo de acuarela se presenta en el mercado en pastillas, también llamadas godets. Es una masa sólida que precisa ser humedecida para deprender color. Se puede conseguir, por lo general, dispuestas en caja-paleta con colores surtidos o en pastillas individuales por color.
  3. Acuarela líquida: Se presentan en frasco. Este tipo de acuarela está indicada sobre todo para técnicas de pintura con colores planos. De hecho este tipo de presentación de la acuarela se utilizan más para trabajos de grafismo e ilustración que en la pintura artística. Ofrecen colores transparentes y de un brillo y luminosidad excepcional. Además no tienen pigmentos, y se mezclan inmediatamente entre sí. Se diluyen con agua y no se depositan. Entre otras cosas, la acuarela líquida es el producto perfecto para el aerógrafo, ya que es completamente soluble al agua, y no contiene aditivos que puedan obstruir la válvula del instrumento.
  4. El papel: La historia de la acuarela se encuentra íntimamente vinculada a la historia del papel convirtiéndose en un importante elemento que acompañó y documentó el desarrollo de gran cantidad de sociedades y culturas del mundo.
  5. Distintos tipos de papel de acuarela: El mercado actual ofrece una gran variedad de marcas y calidades para pintar con acuarela. Se clasifica de acuerdo con su peso o espesor.
  6. Diferenciar los gramajes del papel: Existen diferentes gramajes que van desde los 185 gr/m2 hasta los 850 gr/m2 y algún otro de características especiales como por ejemplo el denominado “torchón” que no presenta un grano definido sino unas ondulaciones más amplias y menos profundas.
  7. Utilidad del papel de acuarela: La mayor parte de los papeles de acuarela se pueden emplear por las dos caras, teniendo en cuenta que una será más granulada que la otra. Existen papeles prensados en caliente y en frío.
  8. Papeles prensados en caliente: Los papeles prensados en caliente tienen como resultado superficies satinadas y suaves que al usar las acuarelas no absorben bien las agudas, dejando una impresión opaca y sucia.
  9. Papeles prensados en frío: Los papeles prensados en frío dan una superficie con una buena textura para la absorción y el flujo del agua, dando como resultado unos bordes y contornos muy bien definidos.
  10. Texturas del papel de acuarela: El grano o textura del papel es un factor determinante en la técnica y el efecto pictórico. Las irregularidades del grano dotan de profundidad al tono y color de la acuarela. Los granos más usados son el medio y el fino. Algunos acuarelista más experimentados, prefieren el papel de grano grueso, sobre todo a la hora de pintar temas florales.
  11. Preparación del papel: Habitualmente el papel tiene un gramaje inferior a 300 gramos, comienza a ondularse al momento de tomar contacto con el agua. Por eso debemos colocar el papel humedecido previamente sobre un tablero y adherirlo a éste mediante cinta engomada para que las fibras tensen.
  12. El bloc: Otra opción es utilizar un bloc encolado por los cuatro lados. En este tipo de bloc, se pinta directamente sobre el papel y una vez seca la hoja, se separa del resto introduciendo una espátula plana en la pequeña abertura de uno de los lados.
  13. Pincel: La pincelería es el número 13 de estos puntos básicos sobre la acuarela que te presentamos en este artículo. El pincel es la herramienta más utilizada por la mayoría de los pintores que se dedican a esta técnica. Existe una enorme variedad de pinceles. Es importante mencionar que para los trabajos en acuarela es posible resolver las pinturas con dos o tres pinceles. Los puristas dicen que con un solo pincel es suficiente. Eso es cierto cuando uno tienen un buen nivel en la práctica, sólo en ese momento será posible utilizar un único pincel tanto para hacer retoques precisos como para rellenar y dar capas de fondo.
  14. Pinceles de pelo natural: Se trata de los pinceles más suaves que ofrece el mercado. Están hechos de pelo natural de diferentes animales siendo la marta, el de mejor calidad. El pelo de marta se utiliza mayormente para hacer pinceles para acuarela debido a que su fibra es suave y tiene la propiedad de almacenar mayor cantidad de agua y de color que un pincel sintético.
  15. Pinceles sintéticos: Están hechos de filamentos de nylon o poliéster. Una buena característica es que se los puede modificar de muchas maneras para conseguir pinceles más suaves, porosos o duros. Estos pinceles son alternativas económicas a los de pelaje natural, tienen una absorbencia media sin llegar a la de Marta Kolinsky o de ardilla. Asimismo liberan el pigmento de manera menos gradual, su sensación es firme y pueden puntear bien. Son una alternativa aceptable, aunque aún no se produce un filamento sintético que pueda igualar todas las propiedades de los mejores pelos naturales.
  16. Qué pinceles elegir: Para comenzar necesitarás dos o tres tipos de pincel. Lo mejor es contar con un pincel para dar lavados de pigmento a largas áreas de papel, con otro para áreas medias y por último con uno más para detalles. Deben ser blando. Un truco para saber si un pincel es absorbente o no es humedecerlo y pasarlo por la uña del pulgar En ese proceso el haz de pelo no debe gotear sino deslizarse y volver a su forma original.
deGranero puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer.

Hasta aquí estos 16 puntos básicos sobre la acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

10 recursos para trabajar con acuarela que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 10 recursos para trabajar con acuarela que debes conocer. Como sabes las técnicas que empleamos para trabajar con acuarela pueden ser sobre húmedo pero también sobre seco. Aquí te desvelamos 10 recursos para trabajar con acuarela que estamos seguros de que te van a ayudar.

deGranero recursos para trabajar con acuarela

10 recursos para trabajar con acuarela que debes conocer.

  1. El recurso de la mezcla en superficie: Habitualmente los colores se mezclan en la paleta, pero se pueden conseguir efectos más sutiles si los tonos se mezclan o se continua la mezcla de colores en la superficie del papel.
  2. El recurso de las pinceladas dirigidas: Se trata de utilizar las pinceladas como evocadoras de algo real. El follaje agitado por el viento se pude lograr con pinceladas largas que sigan una dirección determinada, aportando la noción de movimiento y dinamismo necesaria.
  3. El recurso de la reserva del papel en blanco: Se utiliza para conseguir efectos muy luminosos. Para hacerlo, lo mejor es utilizar el propio papel en blanco. Esto implica planificar la obra con anterioridad para saber que sitios han de estar secos, antes de realizar aplicaciones alrededor.
  4. El recurso del enmascarador: Se aplica sobre el papel seco y se deja secar por completo antes de aplicar la pintura por encima. Se utiliza para mantener el blanco del papel, de modo que se pueda pintar libremente sin destruir el blanco. El color del enmascarador ayuda a identificarlo para ser retirado con facilidad al finalizar. Las aplicaciones más comunes son: la elaboración de un cuadro por partes, la inclusión de toque de luz y el pintado en negativo. Como la máscara líquida es permanente al secarse, se recomienda utilizar un pincel viejo para la aplicación o recubrirlo de vaselina antes de mojarlo en la máscara.
  5. El recurso de la extracción de reflejos: Cuando hay que obtener pequeños reflejos suaves es más recomendable la extracción de pintura que dejar el papel en blanco o utilizar la máscara líquida. Para llevara a cabo este recurso se utiliza un pincel ligeramente humedecido al final del proceso.
  6. El recurso de la extracción de pintura: Su primera función fue corregir errores. Sin embargo hoy en día se utiliza para producir toques de luz, difuminar contornos, producir movimiento cuando se utiliza junto a un lavado. La clave para controlar esta técnica está en el papel y el color a extraer. Se puede utilizar una esponja, un pincel, un bastoncillo de algodón y la goma de enmascarar. Para realizar líneas rectas se puede utilizar un papel absorbente doblado en el grosor deseado.
  7. El recurso del pincel seco: Esta es una técnica de sumo detalle, se trata de utilizar muy poca agua en el pincel, aplicando el color con el pincel casi seco. Este método ofrece un nivel de control mayor por lo que se aconseja su utilización para texturas y detalles. Por otro lado se desaconseja para estructuras grandes como por ejemplo un cielo o un fondo.
  8. El recurso de las salpicaduras con un cepillo de dientes: Sumergir el cepillo dental en pintura. Raspar el dedo pulgar sobre las cerdas para obtener salpicaduras de color.
  9. El recurso de las salpicaduras con un rociador: Puede llevarse a cabo con pintura o con agua. En este caso se puede extraer color o poner color en el agua arrojada. La pintura seguirá la forma e la gota por la hoja.
  10. El recurso del estarcido: A través de este recurso será posible dar vida a texturas de gran efecto. Para plasmarlo hay que utilizar un cepillo de dientes o un pincel corto de pelo duro. El paso siguiente es cargar el cepillo o pincel de color bastante diluido y darle unos golpecitos bruscos consiguiendo así unas manchas aleatorias. Seguidamente se deberá cargar el pincel o cepillo con otro color y con menos agua se deberán rascar las cerdas de tal manera que se pueda manchar por encima da las primeras manchas, siendo las manchas nuevas más pequeñas. Se podrá utilizar este recurso tantas veces como convenga hasta obtener el resultado perseguido.

Hasta aquí estos 10 recursos para trabajar con acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

22 puntos sobre la aguada que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 22 puntos sobre la aguada que debes conocer. Tradicionalmente para realizar aguadas se utilizan colores de acuarela o, como variante, tinta china, aunque este producto puede resultar poco dúctil y producir saltos o manchas en el trabajo final. A continuación te damos todas las pautas necesarias para un buen manejo de esta técnica tan similar a la acuarela.

deGranero la aguada

22 puntos sobre la aguada que debes conocer.

  1. La aguada como definición: Tanto la acuarela como la aguada utilizan el color disuelto en agua, al que se añade un aglutinante (formado en su mayor parte por goma arábiga). Una de las mayores diferencias que se encuentran entre la aguada y la acuarela es que el color utilizado en la aguada es más pastoso y viscoso.
  2. El color blanco en la aguada: Otra diferencia es que el color blanco y la luz en la aguada no se obtienen por la transparencia del papel, sino a través del empleo de color blanco. Esta técnica permite la utilización de una amplia gama cromática a partir de un único color de base, el cual se trabaja a partir de fundidos.
  3. Aplicación de la aguada: Se aplica en general con pincel. La dificultad y tal vez la belleza de esta técnica consiste en saber diluir correctamente la tinta y plasmar sobre el dibujo las distintas franjas entre la luz directa y la sombra tonal.
  4. La práctica de la aguada: Tradicionalmente para realizar aguadas se utilizan colores de acuarela o, como variante, tinta china, aunque este producto puede resultar poco dúctil y producir saltos o manchas en el trabajo final. Se sugiere comenzar pintando desde lo más brillante hacia lo más oscuro, ya que las capas se acumulan unas encima de otras. Por otro lado, las aguadas suelen emplearse en el mismo papel que se usa para acuarela. Esto quiere decir que se tiene que usar un papel de grosor suficiente para no combarse.
  5. El encaje de las formas: Con esta técnica se parte de un fondo completamente transparente en el cual el trabajo de valoración se realiza siempre de menos a más, es decir siempre permitiendo que los tonos más claros vayan hacia los más oscuros. Esto se debe a que son los tonos claros los que admiten adiciones tonales y no al contrario. Por este motivo resulta vital dejar establecido desde el primer momento cuales van a ser las principales zonas de trabajo en el dibujo. Esta será la única forma de determinar con exactitud que tonalidades responden a cada zona.
  6. El modelo: El modelo que se utilizará en la obra se debe analizar desde un punto de vista completamente sintético, sin recaer en ningún tipo de valoración de los tonos. Para lograr esto, se sugiere utilizar un lápiz del mismo tono de la aguada que se va a plantear, encajando cada una de las formas de manera exacta.
  7. Cómo modificar el fondo en la aguada: La aguada parte siempre de tonalidades más claras, que se pueden ir oscureciendo a medida que se avanza el dibujo, pero no se puede realizar la tarea contraria, es decir, trabajar un tono claro sobre una base de color oscuro.
  8. La plumilla en esta técnica: El trabajo de la plumilla sobre la aguada se debe realizar cuando ésta se encuentra completamente seca. De otro modo la carga de la plumilla se expandiría por toda la zona humedecida.
  9. ¿Cómo hacer una aguada?: Al tener una amplia gama de tonos, el éxito dependerá de una evaluación y de una comparación meticulosa de los matices observados en el tema como así también en todo el dibujo. Por lo tanto, siempre conviene actuar prudentemente. Se aconseja aumentar la intensidad tonal de tal o cual parte sólo después de una detenida reflexión.
  10. ¿Cuales con os colores más apropiados para una aguada?: Todos los matices de pardo, nogal, bistre, índigo, caolín verde, tinta neutra, sanguina, negro de carbono, son apropiados para una aguada, así como la acuarela parda, los diferentes colores de gouache y la tierra de Siena. Se puede aplicar sin problemas en los dibujos a lápiz y a plumilla y con precaución sobre el pastel, la tiza y el carboncillo.
  11. La técnica: La aguada es una técnica acumulativa, se comienza por aplicar capas cálidas y transparentes, añadiendo capa sobre capa hasta obtener los tonos más oscuros, Es difícil rebajar la intensidad de un tono ya aplicado sobre el dibujo, por lo que el exceso de tinta habrá siempre que evitarlo. La aplicación de capas sucesivas, gradualmente más oscuras, pero siempre transparentes, produce ese efecto de sombras aterciopeladas. El procedimiento requiere mucha paciencia, ya que hay que esperar que una capa se seque antes de aplicar la siguiente.
  12. Cómo preparar el papel para una aguada: En el mercado se ofrecen centenares de papeles excelentes para trabajar esta técnica. Los más recomendables son los de acuarela. Sin embargo es aconsejable experimentar con todo tipo de papeles. Sólo así se podrán descubrir las opciones más adecuadas para cada caso.
  13. Aguada uniforme sobre papel húmedo: El primer paso es humedecer el papel de acuarela. Después iremos añadiendo pinceladas de color diluido en agua. Como el papel está mojado se repartirá el agua de forma sencilla.
  14. Aguada mojado sobre mojado: Para crear aguadas se debe antes de comenzar a hacer las franjas de color, humedecer el papel un poco con la brocha.
  15. Aguada mojado sobre seco: Se realizan cuando la pintura ya está seca y se vuelve a humedecer con el pincel o se aplica más pintura. Esta técnica es útil para suavizar un perfil ya seco. Así se puede mojar el pincel en agua limpia y pintar sobre la zona. Se escurre el pincel y a continuación se recoge el agua, que se lleva el color antes seco.
  16. Cómo perfilar una aguada: Cuando hablamos de un perfilado, nos referimos a una marco natural formado por el propio papel alrededor de la aguada, es decir de la pintura en sí. Para lograrlo hay que pegar la cinta adhesiva sobre el área que se desea cubrir. Frotar con fuerza para que se pegue bien y evitar que la pintura se deslice por debajo.
  17. Aguada lisa: Para crear una aguada lisa hay que colocar agua limpia en un pocillo. Añadir el color hasta la intensidad deseada. Tener presente que la acuarela, cuando seca, pierde intensidad y se ve más desvaída que cuando está húmeda. Es recomendable preparar una buena cantidad de mezcla, para no quedarse sin color a ,mitad del trabajo. Aplicar con pinceladas a un lado y otro.
  18. Aguada degradada: Comenzamos con el color más saturado y vamos cargando el pincel cada vez con agua más limpia.
  19. Aguada variada: Mezclamos varios colores pasando con sutileza de uno a otro.
  20. Aguada con efecto esponja: Aplicamos la aguada cargando una esponja y la aplicamos sobre el papel.
  21. Aguada con efecto salpicadura: Podemos crear salpicaduras usando un cepillo de dientes o un pincel viejo y despuntado. Levantamos el exceso de color con un trapo limpio.
  22. Aguada con efecto sal: Aplicar sal sobre la aguada húmeda. Este elemento absorberá el agua, quedando un efecto jaspeado. Es imprescindible retirar la sal sólo cuando se encuentre bien seca.
deGranero pintura Madrid

Hasta aquí estos 22 puntos sobre la aguada que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

6 puntos para trabajar con lápices acuarelables que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 6 puntos para trabajar con lápices acuarelables que debes conocer. Los lápices de acuarela (o acuarelables) son como lápices de colores normales pero, al diluirlos con agua, permiten realizar un gran número de efectos pictóricos. En una obra pintada con acuarela, son perfectos para tratar los detalles: destellos y reflejos del agua, juegos de luces y sombras, follajes, etc. También se pueden utilizar solos para el trabajo al aire libre: croquis en vivo o ilustración de un cuaderno de viaje.

6 puntos para trabajar con lápices acuarelables que debes conocer.

deGranero lápices acuarelables
  1. Técnica del lápiz acuarelable: Este lápiz puede ser utilizado tanto en seco como en húmedo. Es decir, una vez realizada la ilustración con el lápiz de color, es posible dejar el lápiz en esta fase previa al humedecido, quedando un dibujo realizado en técnica seca o es posible realizar posteriormente el humedecido para acuarelar la obra.
  2. Cómo utilizar los lápices acuarelables: Lo habitual, cuando un artista desea pintar un dibujo, es que use lápices de color permanente. Esta es quizá la técnica más utilizada y habitual para realizar este trabajo, pero no es la única. De hecho una de las tantas alternativas es la que ofrece el lápiz acuarelable.
  3. La técnica del efecto acuarelable: Realizamos un dibujo, pintamos como se de un lápiz normal se tratara y después deslizamos el pincel mojado con agua logrando así un efecto acuarelable.
  4. La técnica del efecto directo: Si se desliza el pincel mojado con agua sobre la punta del lápiz de color acuarelable, se logra cargar el pelo del pincel con color, por lo que después es posible pintar directamente con el pincel sobre la superficie.
  5. La técnica del lijado: Tomar una lija de grano fino y frotarla sobre la punta del lápiz acuarelable. Este polvo, puede ser utilizado para ser espolvoreado en las zonas de la obra a las que desees dar color. Después con el pincel húmedo, se debe disolver este polvo.
  6. La técnica del lijado mixto: Se trata de repetir el procedimiento anterior, pero utilizando varios colores para conseguir una gama de mezclas amplia.

Hasta aquí estos 6 puntos para trabajar con lápices acuarelables que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.

11 herramientas para pintar con acuarela que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 11 herramientas para pintar con acuarela que debes conocer. La etimología de acuarela nos lleva a acquarella, un vocablo de la lengua italiana. Una acuarela es una pintura que se plasma sobre un cartón o un papel, cuyos colores se diluyen en agua. El concepto también permite referirse a los colores usados en este tipo de pinturas y a esta clase de técnica artística en general. Los historiadores creen que la acuarela surgió un siglo antes de Cristo en China, cuando comenzó a desarrollarse el papel. Los árabes, durante el siglo XII, llevaron la producción de papel de Asia a Europa y así, con el tiempo, la acuarela es instaló en el Viejo Continente. De este modo, entre los artistas europeos, la técnica de la acuarela sucedió al fresco. El alemán Alberto Durero y el italiano Raffaello Sanzio fueron algunos de los pioneros de la acuarela en dicha región.

deGranero  herramientas para pintar con acuarela

11 herramientas para pintar con acuarela que debes conocer.

  1. Medium para acuarela: Se trata de una mezcla de goma arábiga, ácido acético y agua. Se utiliza disuelto en el agua para pintar, unas gotas por medio litro es suficiente para eliminar restos de grasa, dar mayor intensidad, brillo y transparencia al color aumentando también la adherencia. En líneas generales se pude utilizar este accesorio para espesar la pintura. Para ello se debe mezclar directamente con ella.
  2. Hiel de buey: Esta sustancia es depurada y es capaz de variar la tensión superficial del agua consiguiendo, por ello, que la pintura se seque en un tiempo medio. Por esto, si se utiliza en invierno, la pintura tardará menos en secarse y en verano se prolongará el tiempo de secado. Se puede añadir al agua de uso o mezclar directamente con la pintura. También favorece la fluidez y la adherencia de la misma.
  3. Goma líquida: Se trata de una solución cremosa de látex natural y amoniaco. Se extiende sobre el papel y forma una película impermeable que lo protege de la pintura. De esta forma el artista puede reservar zonas del papel en blanco para sugerir brillos y destellos o bien los objetos que son de este color.La goma de reserva se desprende fácilmente del papel frotando suavemente con el dedo o con una goma de borrar. A pesar de esto se recomienda no dejar la goma líquida sobre el papel largos periodos de tiempo ya que puede adherirse demasiado y estropear el papel después al intentar despegarla. para aplicar esta sustancia se aconseja utilizar un pincel viejo dado que la goma puede dañar el pelo del pincel, también se puede usar pluma si la parte a reservar es una fina línea o un pequeño detalle.
  4. Barnices: Se utilizan para proteger los colores y darles un ligero brillo. Se pueden encontrar en estado líquido para ser aplicados con pincel o en aerosol. En el caso de aplicarse con pincel es imprescindible asegurarse de hacerlo cuando la acuarela esté totalmente seca para evitar el arrastre de la pintura lo cual puede ensuciar algún otro color en la obra. Si se abusa del uso de barnices puede generarse un empobrecimiento y enmascaramiento de los tonos. Esto último sucede sobre todo en los tonos suaves o pálidos en los que se puede llegar a generar una distorsión en el efecto principal.
  5. Sal: Este elemento se utiliza para conseguir efectos y texturas originales. Para lograrlo se debe añadir la sal por encima de las aguadas.
  6. Glicerina: Se utiliza vertiendo una pequeña cantidad en el recipiente del agua y sirve para retardar el secado. Se emplea sobre todo en los días de mucho viento o de mucho calor en verano. Es un elemento a tener en cuenta cuando se pinta con la técnica de la acuarela húmeda.
  7. Alcohol: Al contrario de la glicerina el alcohol se utiliza para acelerar el secado. Se usa con frecuencia en los días de mucho fío o humedad o ante cualquier otra circunstancia por la que se quiera acelerar el secado. Es vital utilizar siempre alcohol puro, de 96º.
  8. Botes de agua: Son utilizados para tener a mano el líquido que ayudará a disolver la pintura a la acuarela. Además se utiliza para limpiar los pinceles cada vez que se cambia de color. Es importante que la capacidad de los botes sean de al menos medio litro. Esto se debe a que en frascos menores se hace más denso el contenido de pintura y se ensucia más el agua.
  9. Pocillos: Se trata de pequeños recipientes donde se disuelve la pintura en agua para obtener un tono concreto que no debe variar durante su aplicación.
  10. Mezcladores: Son bandejas que contienen celdillas donde se deposita la pintura para su uso y preparación. Se los puede encontrar de muchos tipos y tamaños. Algunos le dan más protagonismo a la paleta y otras a las celdillas. El más frecuente es el que combina celdas redondas y rectangulares, ya que resulta muy útil para jugar con las densidades de la pintura. En las redondas es posible tener la pintura más aguada, mientras que en las rectangulares la pintura permanece más pastosa.
  11. Paletas: Es el instrumento que utiliza el artista para mezclar colores. Están hechas o recubiertas de materiales que repelen el agua. Además en ellas la pintura debe resbalar con facilidad. Pueden estar dotadas de un agujero donde se introduce el dedo pulgar para sostenerlas. Básicamente son de metal esmaltado, de cerámica o de plástico y de color blanco para evitar distorsionar los colores.
deGranero  herramientas para pintar con acuarela

Hasta aquí estas 11 herramientas para pintar con acuarela que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.