7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer.

En este artículo te vamos a explicar 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer. La pintura es el arte de la representación gráfica utilizando pigmentos mezclados con otras sustancias aglutinantes orgánicas o sintéticas. En este arte se emplean técnicas de pintura, conocimientos de teoría del color y de composición pictórica, y el dibujo. La práctica del arte de pintar, consiste en aplicar, en una superficie determinada (una hoja de papel, un lienzo, un muro, una madera, un fragmento de tejido, etc.) una técnica determinada, para obtener una composición de formas, colores, texturas, dibujos… dando lugar a una obra de arte según algunos principios estéticos.

 

 

Una vez entendida esta breve reflexión sobre la pintura, ahí van los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer:

  1. Elección del tema. El primer paso es fundamental, ¿qué voy a pintar?, no es lo mismo pintar un paisaje de campo, que una marina o un retrato. En función del tema, determinaremos el tamaño e incluso la técnica. Hay motivos que requieren un soporte pequeño y hay otros motivos que los que piden es una obra de grandes dimensiones. En cuanto al tema,busca siempre cosas que te gusten y te motiven, pintar algo que a uno no le gusta, puede convertir tu afición en una losa.
  2. Elección del soporte y la técnica. El segundo de los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer, es también fundamental. En primer lugar el soporte, no es lo mismo pintar en papel, que en un lienzo, que en una tabla o en una tabla entelada. Si vas a pegar cosas o emplear materias de carga, usa siempre una tabla o una tabla entelada, ya que aguantan mucho mejor que un lienzo que no es más que una tela de lino o de algodón con una preparación para restar absorbencia. Un buen papel de alto gramaje es estupendo para pintar una buena acuarela, pero ojo, también puedes preparar un tablero con un aparejo sintético que contenga más materia de carga y por tanto lo haga más absorbente y pintar con esta técnica sobre él. En definitiva, tienes papeles hasta para pintar sobre ellos al óleo. Hace tiempo escribimos un artículo titulado 5 soportes para pintar que debes conocer, te animo a que le eches un vistazo y seguro que te aclarará un poco más la elección del mismo para tu próximo cuadro.
  3. Encajado. El tercero de los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer le corresponde al campo del dibujo. El dibujo se compone de encajado y sombreado. Como vas a pintar, te hará falta encajar en el soporte previamente aquello que vas a pintar, ese motivo que has elegido anteriormente. Dependiendo de la técnica encajarás con un material o con otro. Yo te recomiendo que emplees el lápiz para la acuarela, un lápiz duro que deje un dibujo muy limpio, ya que la acuarela es transparente y se verá ligeramente por debajo. Para el resto de las técnicas te recomiendo el carboncillo, que deberás fijarlo después para no llevártelo cuando estés pintando. Para esto puedes emplear un fijador de carbonilla, o bien, para acrílico fijarlo con una suave línea de un color aguado, y para el óleo repásalo con un pincel impregnado en esencia de trementina. De todos modos sobre dibujo escribí un artículo hace tiempo que puedes consultar y resolverá todas tus dudas, 10 consejos para dibujar bien.
  4. La mancha. De los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer, para mi este es el más divertido. En este momento, vas a crear la entonación de tu obra y visualizar a grandes rasgos las masas de color. Te recomiendo manchar sin emplear el color blanco, es decir, como si pintases con acuarela, sea la técnica que sea. A más agua, en el caso del acrílico, o a más aguarrás en el caso del óleo, más claro será el color, ya que vas a aprovechar el blanco del soporte como luz. No te pierdas en los detalles, se trata de hacer una buena síntesis que nos de la visión general de tu futuro cuadro.
  5. Los empastes. Con la etapa del empastado, no me refiero únicamente a crear grandes calidades de empaste, sino a dejar de trabajar ya con la pintura tan fluida como en la mancha. Es el momento en el que ya puedes emplear el blanco después de haber conseguido una mancha muy luminosa. Trabaja de las sombras a la luz, así conseguirás gestionar los volúmenes del cuadro a la perfección. Puedes crear las calidades de empaste que quieras, con el acrílico añadiéndole algún gel de engrose o alguna materia de carga (te recomiendo que leas nuestros 10 consejos para pintar con materias de carga).
  6. Los acabados. Una vez que tu cuadro ya está empastado y limpio de color con la entonación que deseabas, es el momento de los acabados. Recuerda cómo quieres que sea la imagen final, si quieres que sea más apuntada, probablemente dejes bastantes zonas de aguadas,  por el contrario si quieres una obra muy rematada, terminarás bien todos los contornos y los déjalos bien pulidos y sin halos. Es decir “remata” tu cuadro.
  7. El barnizado. Una vez que has terminado de pintar tu obra,  vamos con el último de los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer, el barnizado. Barnizar no sólo es importante porque tu cuadro quede brillante o quede mate, sino por protegerlo para el futuro y mejorar la durabilidad de tu trabajo. En el mercado tienes un montón de barnices de diferentes casas comerciales que son buenos, pero cuidado con los barnices mate, que llevan ceras y con el tiempo pueden amarillear. Te recomiendo que eches un vistazo a otro artículo donde te explico todo lo relativo a la fabricación de un barniz, 3 formas de fabricar tu propio barniz que debes conocer.

Pues hasta aquí los 7 pasos para pintar un cuadro que debes conocer. Espero haber ordenado un poco tus ideas y haberte enseñado algo nuevo.

 

5 formas de pintar con pastel que debes conocer.

En este artículo te enseñemos 5 formas de pintar con pastel que debes conocer. La característica principal del pastel es que este procedimiento no pertenece ni a los acuosos ni a los grasos, sino a los procedimientos secos. El pastel está compuesto de pigmento que se aglutina con goma de tragacanto muy rebajada con el único fin de compactarlo en forma de barritas. Hay barritas de pastel blandas, semiduras y duras dependiendo de la cantidad de aglutinante incorporado. Para que el pastel sea bueno, es necesario que los pigmentos estén bien molidos. El blanco es la base de la mayor parte de las barras de pastel, de ahí la denominación de “color pastel“.

Ahora si pasamos a las 5 formas de pintar con pastel que debes conocer:

  1. Fundidos: Lo primero que debes saber es que este procedimiento está a caballo entre el dibujo y la pintura, y exige una técnica espontánea. Esta técnica consiste en aplicar un color de pastel sobre el papel y frotar con la yema de un dedo, a continuación aplicar otro encima y volver a frotar, de este modo conseguirás que los dos colores se fundan entre sí. El papel que se suele emplear es un papel Canson para pastel por el lado no rugoso. Te recomiendo que no incorpores el color negro hasta el final, ya que el resto de los colores se pueden rectificar fácilmente, pero el negro es casi imposible.
  2. Rayados: La segunda de las 5 formas de pintar con pastel que debes conocer es la técnica de los rayados. En este caso sólo tienes que aplicar el pastel trazando líneas siempre en la misma dirección. Como mejor queda es con rayados verticales.Los colores los irás consiguiendo a base de superponer rayados de diferentes colores sobre el papel sin fundir absolutamente nada. Está técnica al igual que la anterior funciona muy bien sobre un papel Canson de color pero en este caso utilízalo por la cara con grano.
  3. Sobe papel de lija de agua: Compra en una ferretería un papel de lija de agua de grano muy fino. Como sabes, este papel es de color negro, por tanto, aunque dibujes con grafito, apreciar el dibujo será una tarea complicada… Aquí usarás la barra de pastel directamente frotándola contra la superficie rugosa del papel de lija que hará que el color se adhiera perfectamente. Para mezclar colores, frota de nuevo con otra barra encima y aparecerá la mezcla de ambos. El resultado empleando papel de lija son colores muy muy saturados y brillantes.
  4. Sobre tabla: Esta es la cuarta de las 5 formas de pintar con pastel que debes conocer. Para trabajar con el pastel sobre una tabla de madera, deberás prepararla antes. Mi recomendación es que apliques un color acrílico de base que vaya bien con el modelo que vas a trabajar. Además mezcla este color acrílico con un poco de polvo de piedra pómez, hará que la superficie sea más adherente para que agarre mejor el pigmento. Puedes trabajar con rayados, fundidos o mezclar técnicas si quieres algo más creativo.
  5. Sobre acrílico: Es una técnica mixta bastante agradable. Puedes comenzar a pintar un cuadro con acrílico y pintar tranquilamente tantas capas como te haga falta. Para finalizarlo puedes aplicar pastel y fundirlo con los dedos o bien aplicar unos rayados a base de pastel para obtener diferentes tratamientos en tu obra. Puedes saber más de está técnica en otro de nuestros artículos, 4 técnicas mixtas que debes conocer.

Te recuerdo que el pastel siempre debes fijarlo con un buen fijador para tal efecto, de lo contrario el pigmento no se quedará fijo en el soporte y tu trabajo no tendrá ninguna durabilidad. Hasta aquí estas 5 formas de pintar con pastel que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo acerca de esta técnica. Ahora a practicar…

 

4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer. En primer lugar debes tener siempre bien clara la premisa de graso sobre magro y nunca al revés. Es decir, puedes emplear por ejemplo una técnica magra como el  acrílico para comenzar un cuadro y terminarlo con pintura a la encaústica por ejemplo, pero no al revés. Si aplicas pintura al agua sobre una pintura grasa como el óleo, tu cuadro terminará por cuartearse y se irá al traste todo tu trabajo.

Ahora si, vamos con las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer:

  1. Acrílico – óleo: La primera de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer es también la más clásica. El acrílico como sabes es una pintura plástica que seca rápido, pero al secar se oscurece un poco y además a diferencia del óleo no nos permite dejar calidades de empaste en nuestro cuadro. Por eso, esta técnica mixta es la más empleada por todos los artistas, comenzar el cuadro con acrílico y rematarlo con óleo. Puedes manchar tranquilamente con aguadas, incluso con capas más opacas de acrílico, y terminar tu cuadro con óleo, empastando por completo o incluso dejando partes vistas del acrílico. Para que no se aprecie la diferencia barniza tu cuadro cuando termines con un barniz final para óleo que unificará las capas pictóricas.
  2. Acrílico – pastel: Magro sobre magro. Con esta técnica mixta, se trabaja muy fácilmente. Puedes pintar tu cuadro con acrílico, dejando zonas de aguadas, zonas empastadas o incluso agregándole materias de carga para conseguir diferentes calidades y terminar con unos rayados o unas manchas de pastel. El aspecto que quedará será más apuntado pero muy fresco. No olvides fijar las capas de pastel con un buen fijador.
  3. Acuarela – plumilla: La tercera de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer es una de las más resultonas. Consiste en dibujar aquello que quieras pintar sobre un buen papel de acuarela (de buen gramaje) que te recomiendo tensar previamente con cinta engomada sobre una tabla para que no se abombe al humedecerlo y se creen piscinas de color en determinadas zonas de tu trabajo. Posteriormente al dibujo, mancha con acuarela en tonos claros, pero sin llegar a los acabados de una acuarela sin más, se sintético. Y después refuerza tu trabajo con rayados de tinta china con una plumilla marcando las zonas de sombra y algunas líneas. El resultado me recuerda a esos bocetos de arquitectura que son frescos y muy atractivos.
  4. Óleo – parafina coloreada: La última de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer consiste en trabajar un cuadro normalmente con óleo, y terminarlo a base de transparencias realizadas con parafina coloreada con óleo. ¿Cómo se hace? Sólo tienes que calentar la parafina al baño maría y añadir un color al óleo mezclado con aguarrás, es decir, líquido, ya que si no, quedará como un grumo de color pero no teñirá la parafina. Una vez prepara da tu mezcla, chorréala sobre tu cuadro. Después puedes volver a pintar con óleo encima de esto sin problema. El resultado me recuerda a diferentes capas de dermis una encima de otra. Pruébala, no es muy controlable, pero los resultados son muy plásticos.

Hasta aquí las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer y que te presentamos en este post. Ahora lánzate y practica.

5 formas de pintar con acuarela que debes conocer.

En este artículo te vamos a explicar 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer. En primer lugar te explicamos que la acuarela está compuesta de pigmentos finamente pulidos y poco cubrientes aglutinados con goma arábiga. A esta mezcla se le añaden algunas sustancias como miel (que le aporta plasticidad) y glicerina (que hace que absorba mejor el agua). Te recomiendo que emplees marcas acreditadas para pintar tranquilamente. A mi me gustan mucho las de las de la casa Schmincke y las de la casa Winsor and Newtown.

En cuanto a la técnica te contamos 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer. Esperamos aportar algo nuevo a tu conocimiento sobre esta técnica de pintura que es estricta y requiere práctica y habilidad para conseguir un buen resultado. Así que practica, practica y practica… Ahora si, ahí van las 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer:

  1. Húmedo sobre seco: Consiste en aplicar capas transparentes de color sobre el papel seco. Como siempre en acuarela tendrás que ir de claros a oscuros, es decir, planificar bien el trabajo que vas a hacer, respetando los blancos desde el principio. Debes poner especial interés en no aplicar una capa de color justo al lado de una recién dada, ya que el nuevo tono que estés aplicando se fundirá justo por el límite cono la zona que ya estuviera húmeda.
  2. Húmedo sobre húmedo: La segunda de las 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer, requiere más destreza que la anterior. Sirve para hacer fundidos de unos tonos con otros o dejar manchas muy diluidas en el papel. Puedes mojar el papel blanco con agua limpia y un pincel, y pintar sobre el papel húmedo, las manchas que vayas generando se fundirán por los bordes. Al principio es un poco incontrolable, pero con tiempo y práctica podrás controlar perfectamente el resultado que vas a obtener. También puedes aplicar un color sobre el papel y cuando aún esté húmedo, trabajar con otros tonos encima, de esta forma conseguirás manchas muy sugerentes.
  3. Reservando blancos: La tercera de las 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer, requiere el empleo de enmascarador. El enmascarador es una goma que se aplica con un pincel sobre el papel en aquellas zonas que quieres que queden blancas. Podrás pasar por encima de estas reservas de goma tantas veces como quieras y al final sólo tendrás que levantar el enmascarador con la yema de uno de tus dedos y las zonas que reservaste estarán blancas e impolutas.
  4. Texturas con sal: Como sabes, una de las características de la sal es su capacidad de deshidratar. Con agua, sal y acuarela conseguirás unas fantásticas texturas orgánicas. Sólo tienes que humedecer el papel con una fina capa de agua y aplicar color (te recomiendo que vayas en busca de algo no muy figurativo sino más bien abstracto), espolvoreamos la sal por nuestro papel de una forma no uniforme, dejamos secar… Y al haber absorbido los granos de sal parte de la humedad de manera puntual en las zonas donde la esparcimos, se habrán creado un montón de texturas.
  5. Empleando alcohol: Esta es la última de las 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer. Si echamos gotas de alcohol sobre la acuarela, se abre creando texturas bastante interesantes. También podéis probar con lejía, pero como es ácida, tenéis que contar con que el papel se vuelve amarillo con el paso del tiempo afeando mucho vuestro trabajo.

Pues hasta aquí este breve artículo sobre las 5 formas de pintar con acuarela que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo. Ahora practica, practica y practica…

 

3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer.

En este artículo te explicamos 3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer. En primer lugar te explicamos que barnizar tus cuadros es bueno para sacar colores latentes, además de para proteger tus pinturas de cara al paso del tiempo.

Antes de ver las 3 formas de fabricar tu propio barniz que debes conocer, debes saber que el barniz es un preparado incoloro que seca con una cierta rapidez, formando una película fina, lustrosa y uniforme. Un buen barniz debe tener un secado rápido, sin perder dureza ni velarse, y tiene que conservar toda su transparencia. Existen barnices grasos y resinosos aparte de los sintéticos. Los barnices grasos son derivados de aceites, generalmente espesados al sol. Los barnices resinosos, son los derivados de las resinas, tienen la ventaja entre otras, de que son más fluidos que los derivados de los aceites y no se enrancian tanto.

Ahora si, te presentamos las 3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer:

  1. Barniz vinílico (similar al acrílico): Recibe su nombre de la cola sintética de la que proviene que es el acetato de polivinílo o PVA. Esta cola sintética que es una cola blanca completamente incolora la puedes encontrar en cualquier tienda de productos de Bellas Artes. En España, la que comercializa Riesgo es la mejor. Para fabricar este barniz sólo debes diluir esta cola al  cincuenta por ciento, es decir, una parte de cola por una de agua, y aplicar sobre tu cuadro. Nunca sobre técnicas grasas, sólo sobre magras como el acrílico o el gouache. No te asustes, al aplicar este barniz sobre tu cuadro, se quedará blanco por completo pero al secar se volverá transparente dándole un acabado satinado. Hasta aquí la primera de las 3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer.
  2. Barniz al alcohol: Para preparar este barniz sólo te harán falta 50 gr. de goma laca descerada en escamas y medio litro de alcohol de 96 grados. Como la goma laca siempre presenta impurezas, prepararemos una muñequilla casera a modo de filtro, por ejemplo un calcetín ejecutivo. Lo rellenamos de la goma laca en escamas y lo metemos en un bote de cristal y rellenamos con el alcohol que siempre debe cubrir esta muñequilla y cerramos de forma hermética para que no se evapora. Dejamos reposar unos días, extraemos la muñequilla y agitamos bien. Nuestro barniz al alcohol está listo y es apto para técnicas al agua como el anterior, pero este barniz te dará un acabado más brillante que el anterior. Pues ya llevamos 2 de las 3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer.
  3. Barniz a la esencia de trementina: Para mi es el más interesante de todos, ya que vale para aplicarlo sobre técnicas tanto magras como grasas y el acabado que da es simplemente espectacular. Se elabora con resina dammar en cristales y esencia de trementina. La proporción es de medio kg. de resina por dos litros de esencia de trementina. Primero coge los cristales de resina, mételos dentro de un trapo y machaca con un martillo hasta dejar cristales muy pequeños. A continuación introduce este polvo en una muñequilla casera como la del barniz al alcohol, y debes colgarla con un cordel en el interior de un tarro de cristal que sea hermético, pero es importante que no roce el suelo del frasco. A continuación rellena con esencia de trementina y tapa. Deja reposar la mezcla durante dos semanas, la resina irá decantando y formando el barniz con la esencia de trementina y las impurezas quedarán dentro de la muñequilla. El barniz te quedará muy espeso, es un barniz final, pero si lo diluyes al cincuenta por ciento con esencia de trementina obtendrás un barniz de refresco o de retoques para pintar.

Pues te hemos explicado las 3 formas de fabricar tu propio barniz para cuadros que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo, ahora solo tienes que ponerte manos a la obra…

5 formas de pintar con acrílico que debes conocer.

En este artículo te enseñamos de forma resumida 5 formas de pintar con acrílico que debes conocer. Esperamos que después de leer estos consejos adquieras más recursos para trabajar en tus cuadros con este material plástico que es la pintura acrílica.

  1. Húmedo sobre seco o capa sobre capa: La primera de 5 cinco formas de pintar con acrílico que te presentamos, es la más habitual de todas. Hay que tener en cuenta que a diferencia con el óleo, el acrílico seca muy rápidamente y por tanto podemos trabajar en una sesión sobre una misma zona varias veces. Esta forma de pintar consiste en dejar secar una zona y volver a pintar sobre ella cuando ya está seca.
  2. Húmedo sobre húmedo: Es la segunda de las 5 formas de pintar con acrílico que te queremos enseñar. Como te he explicado en el primer punto, el acrílico seca en poco tiempo, por tanto, o eres muy ágil y dominas bien la técnica o te resultará complicado aplicar así la pintura. Te presentamos una solución para poder mantener la pintura fresca más tiempo, es el conocido retardador de secado. Añadiendo unas gotas de éste a la  mezcla antes de aplicar la pintura sobre el soporte conseguirás que se mantenga fresca más tiempo y tendrás más facilidad por ejemplo para hacer fundidos de un tono con otro.
  3. Transparencias: La tercera de las 5 formas de pintar con acrílico que te enseñamos es la pintura por transparencias. ¿En qué consiste esta técnica? Simplemente en aplicar capas finas de pintura que dejen ver o que hay debajo, es decir, lo que hemos pintado anteriormente. Las transparencias se consiguen mezclando colores y añadiéndoles agua en función de lo transparente que quieras la pintura, pero te recomiendo que a esto le añadas un poco de acetato de polivinílo, que es una colo sintética del estilo de la que lleva el propio acrílico. Así conseguirás una transparencias mucho mejores. Se parecen a las veladuras que consigues con el óleo.
  4. Empastes con espátula: La cuarta de las 5 formas de pintar con acrílico que debes conocer son los empastes.  El acrílico es una pintura plástica, y por mucho que tu coloques grandes cantidades de pintura en el cuadro, siempre tiende a estirar (la capa de pintura) y quedarse plana, sin relieve. Para conseguir empastes y pintar con espátula, deberás añadir a la pintura alguna materia de carga (piedra pómez, creta, yeso…) y amasarlo bien con la espátula adquiriendo la densidad deseada. Posteriormente valiéndote de la propia espátula podrás aplicar la pintura sobre el soporte dejando los relieves que desees.
  5. Acrílico denso: Se parece un poco a la cuarta de las 5 formas de pintar con acrílico que te mostramos en este artículo. Para conseguir que el acrílico sea más denso, es decir, menos líquido y por tanto podamos dejar pinceladas gruesas sobre nuestro soporte, debemos añadirle un gel de engrose. Se venden en cualquier tienda de Bellas Artes. Sólo tienes que añadir a tu mezcla un poco de este gel y mezclarlo bien, así podrás dejar calidades de empaste a tu gusto.

Esperamos que después de haber leído este artículo sobre las 5 formas de pintar con acrílico que debes conocer, te hayamos abierto nuevas formas de trabajar con este material en tus cuadros. Te recomendamos leer también 10 consejos para pintar con acrílicos, un artículo en el que te damos más pautas para pintar con este material.

 

4 formas de pintar al óleo que debes conocer.

En este artículo, te vamos a enseñar 4 formas de pintar al óleo que debes conocer. Esperamos que tras su lectura consigamos resolver algunas de tus dudas.

 

 

 

  1. Pintura por capas o húmedo sobre seco: Es la primera de las 4 formas de pintar al óleo que debes conocer. Con esta técnica se realizan varias capas de pintura durante varias sesiones. Hay que dejar secar la capa anterior para pintar encima, por eso se llama también húmedo sobre seco. Para emplear esta técnica hay que planificar un poco el trabajo e ir desde los fondos hasta los primeros planos. Es el método más empleado por profesionales y aficionados y nos permite ir trabajando en varios cuadros a la vez. Recuerda, que siempre debes aplicar la premisa de graso sobre magro si trabajas una técnica mixta. Por ejemplo si vas a pintar en tu cuadro con acrílico y con óleo, primero emplearás la técnica magra, es decir, el acrílico y posteriormente aplicarás la grasa, es decir, el óleo. Nunca a la inversa ya que con el tiempo, la capa superficial magra sobre el óleo se cuartearía.
  2. Pintura alla prima o húmedo sobre húmedo: Es la segunda de las 4 formas de pintar al óleo que debes conocer. Con esta técnica, el cuadro quedará pintado “a la primera”, o lo que es lo mismo en una sola sesión. Se aplica una capa de base y se siguen aplicando capas con la pintura fresca aun, sin haber secado. Se suele emplear para cuadros de un tamaño pequeño y por quien ya es un experto en la pintura al óleo. Esta técnica fue muy empleada en el impresionismo y se hizo muy popular entre los pintores.
  3. Pintura por veladuras: La tercera de las 4 formas de pintar al óleo que debes conocer, es la técnica de las veladuras. ¿En qué consisten? Las veladuras con capas finas de pintura a modo de transparencias o “velos”. Para ejecutarlas, debemos crear una mezcla que llevará a partes iguales, aceite de linaza, esencia de trementina y barniz de retoques. Haremos el color del que queremos aplicar la transparencia en nuestro cuadro y lo haremos más ligero añadiéndole esta mezcla. A más mezcla el color será más transparente, y a menos, más opaco.  Debes de tener en cuenta que los colores que emplees para velar no deben llevar blanco, ya que el aspecto que dejan cuando secan es polvoriento.
  4. Scumbling o restregado: La última de las 4 formas de pintar al óleo que debes conocer es el scumbling. También llamada pincel seco o restregado. Hay que aplicar el óleo sobre otra capa que ya este seca. Se coge pintura con un pincel seco, y se frota contra un papel o trapo para quitar el exceso de pintura, y después se aplica en la zona deseada de manera suave y ligera. Es una buena técnica para pintar niebla por ejemplo.

 

 

Hasta aquí este artículo sobre las 4 formas de pintar al óleo que debes conocer. Te recordamos que hace tiempo escribimos otro artículo en el que te mostramos 10 consejos para pintar al óleo, que te puede servir de ayuda.

Proyecto de creación a través de un concepto: La identidad.

El siguiente proyecto colectivo de creación a través de un concepto tiene como finalidad que el alumno sea capaz de generar una obra artística a través de su identidad.

En primer lugar el alumno deberá ahondar en sí mismo, y ver qué rasgos o características le diferencian del resto. Después tendrá que representarlo en una obra de 50 x 70 cm. en sentido vertical con la técnica o técnicas elegidas para llevarlo a cabo.

Fases de ejecución:

  • Semana del 13 de Marzo: En cada clase, el profesor hará una explicación a base de imágenes en torno a la identidad en el arte, artistas que han trabajado con ella, y algunas curiosas representaciones de la misma. Después de esta charla el alumno tendrá una semana para pensar en como representar su identidad en una obra plástica.
  • Semana del 19 de Marzo: Cada alumno deberá venir a clase provisto de un pendrive con imágenes e ideas en la que explicará al grupo como quiere representar su identidad en el soporte. Se debatirá y saldrán todos los proyectos claros para su ejecución.
  • Semana de 26 de Marzo: Comienzo de la obra final.
  • Semana del 22 de Mayo: Fin de la obra.

La participación en este proyecto es totalmente voluntaria por parte del alumno. Muy recomendable para estimular la creatividad y no quedarse únicamente en aspectos técnicos. Es muy importante que aquellos que tengáis el deseo de participar no faltéis a clase ni la semana del 13 ni la del 19 de Marzo.

Los soportes serán tableros enlistonados con un grosor aún por determinar para poder anclarlos a la perfección en los medios expositivos del lugar donde se realizará la exposición durante el mes de junio en fechas aún por determinar.

La exposición será un juego con el espectador. Bajo el título “Identity, busca la tuya” se realizará la muestra de unas setenta identidades distintas y numeradas. El espectador verá con que identidad se siente más identificado y escribirá su número en un papel y lo meterá en una urna que estará colocada en la sala de exposiciones. De esta forma, al final de la exposición sabremos que identidad es la más común o notable y la menos en la población de San Lorenzo de El Escorial.

La exposición se realizará en el mes de Junio en la Casa de Cultura de San Lorenzo de El Escorial, las fechas aun están por determinar.

Aquel alumno que vaya a participar en este proyecto sobre la identidad debe avisarme durante la semana del 13 de Marzo para encargar los soportes de los que se os dirá el precio en breve. Da lo mismo en que nivel estés, podrás trabajar desde un dibujo hasta cualquier manifestación artística que se adhiera a este soporte. Anímate y participa, sólo debes pensar en tu identidad!

 

Guillermo Granero

9 elementos que debe tener el estudio de un pintor.

¿Qué elementos debe tener el estudio de un pintor? En este artículo  te desvelamos aquellas cosas que creemos que son imprescindibles en el estudio de un pintor.

  1. Luz: La luz es el primero de esos elementos que debe tener el estudio de un pintor. A ser posible debe ser luz natural no directa, es decir, que el sol no impacte directamente en tu cuadro, ya que así sería muy incómodo pintar. Si no tienes buena luz natural, podrás poner luz artificial, debes colocar tubos fluorescentes de luz día y así resolverás el problema de la luz.
  2. Caballete: Un buen caballete es uno de esos elementos fundamentales que debe tener el estudio de un pintor. Es ese artilugio frente al que pasarás muchas horas de trabajo, y es por esto que te recomiendo uno bueno, estable y en el que puedas pintar cuadros tanto de pequeño como de gran formato. En un artículo que escribimos hace tiempo podrás ver que tipos de caballetes puedes encontrar en el mercado para ver cual se adapta mejor a tus necesidades. Al caballete debes acompañarlo de una mesa auxiliar donde poder poner tu material de pintura.
  3. Mesa de trabajo: Una buena mesa de trabajo grande es también un elemento fundamental en el estudio de un pintor. Será tu gran alidada cuando tengas que hacer trabajos en horizontal, tanto dibujar  como pintar u otras actividades propias de un pintor como el barnizado de una obra por ejemplo. Si puede ser de altura regulable, mejor que mejor, así al regularla podrás trabajar de pie o sentado.
  4. Un ordenador: Estamos en la era digital, y es fundamental este elemento para cualquier trabajo. Un pintor no se va a quedar atrás. Internet es la gran fuente de consulta de la que disponemos. Además  de para consultas, el ordenador te servirá para muchas cosas más, como editar fotografías, o simplemente para escuchar música mientras pintas.
  5. Una silla cómoda: Éste elemento del estudio de un pintor es variable. Es un lugar donde reposarás tranquilo viendo como va funcionando tu obra, e irás tomando decisiones también. Puedes elegir una silla, un sillón… Lo que mejor se adapte a ti y a tus necesidades. Cada uno somos un mundo.
  6. Espacio de almacenamiento: Es fundamental que un estudio tenga un buen espacio de almacenamiento, tanto de material como de obras terminadas. En cuanto al material a mi me gusta tener al menos dos unidades de cada cosa que uso, y sobretodo en cuanto a tubos de color se refiere. Así nunca tengo que salir corriendo a comprar cuando estoy en medio de una sesión y se me acaba algo. Hablando de los cuadros, el espacio de almacenamiento debe ser un lugar seco y sin nada de humedad para que no se deterioren tus cuadros.
  7. Una buena pila de limpieza: Es uno de esos elementos que debe tener el estudio de un pintor y que es fundamental. Que sea grande y profunda, la de mi taller está hecha de obra y así cuando limpias no salpica alrededor. Además los grifos disponen de un difusor a modo ducha de tal manera que limpiar el material sea lo más cómodo posible. Recuerda, los disolventes jamás debes tirarlos por la pila, son muy contaminantes, debes echarlos en una garrafa y después llevarlos a un punto limpio.
  8. Soportes y material: En un estudio no pueden faltar diferentes soportes para pintar, pinceles, pinturas y todo el material que un pintor necesita. Recuerda, no debes tener todo lo que hay en el mercado, pero si lo que tu usas para crear tus obras.
  9. Un pintor: De los elementos que debe tener el estudio de un pintor este es el más importante. Un pintor que lo use y que genere grandes obras, que consiga que sus ideas se conviertan en potentes manifestaciones plásticas para el deleite de los amantes del arte.

Hasta aquí este artículo sobre los 9 elementos que debe tener el estudio de un pintor. Esperamos que hayas disfrutado de él y que te sirva de ayuda.

 

www.degranero.es

7 utensilios de dibujo que debes conocer.

En este artículo te presentamos 7 utensilios de dibujo que debes conocer. Recopilamos así utensilios de dibujo que te van a ayudar a que tus representaciones sobre papel sean mucho mejores.

1. Afilalápices: En primer lugar y como nota aclaratoria, si un lápiz es difícil de afilar, ya sea porque la madera o la mina se rompen con frecuencia, es que es de mala calidad, y lo mejor será deshacernos de él. Hay distintas preferencias en cuanto a la longitud de la mina expuesta y el tipo de mina. Mi recomendación es punta larga y afilada.

Para un correcto afilado examina el sacapuntas y comprueba que esté limpio y libre de restos. Debes meter el lápiz en el sacapuntas, pero sin apretar, no fuerces el giro del lápiz. Después de afilar el lápiz retira del lado y de la punta las sobras de grafito y las virutas de madera. Para afilar carboncillo o pasteles, usa un escapelo y un bloque de papel de lija o una tabla de lija de agua. Se trata de papel de lija de carburo de silicio pegado a una madera para obtener una superficie para afilar puntas.

 

2. Compás proporcional: Es segundo de los utensilios de dibujo que debes conocer. Se emplea para el dibujo a escala. Los compases proporcionales se emplean para medir elementos naturales como plantas, flores y animales, ya que permiten transferir una medida desde un objeto a un soporte de dibujo. Según el lado en el que lo tomemos, es posible hacer un dibujo más grande o más pequeño que el objeto de referencia.

 

 

3. Borradores: Lo primero que debes hacer es familiarizarte con estos utensilios de dibujo y sus diferentes tipos. Elige el que mejor se adapte a tu forma de trabajar. Algunos borradores cambian la superficie. Los diferentes métodos de borrado tienen diferentes impactos en las superficies. Una hoja de afeitar o una cuchilla muy afilada por ejemplo, erosionan la superficie. El blanco de titanio (acrílico o gouache) se usa para tapar, pero la mayoría de papeles no son tan blancos cono el producto. Los “borradores mágicos” en húmedo actúan por abrasión microscópica. Te recomiendo que uses un cepillo de dibujo, ya que el borrado produce suciedad, y los residuos del borrador se suelen incorporar al dibujo si no los limpiamos. Mantener el dibujo limpio de residuos es una prioridad. Hay diversos tipos de borradores:

  • Borradores eléctricos a pilas: Proporcionan un borrado rápido y eficaz. También pueden emplearse como utensilio de dibujo para introducir textura.
  • Portagomas de borrar Tuff Stuff: Es un borrador mecánico similar a un portaminas. El borrador avanza pulsando por arriba. El portagomas contiene una mina de goma de borrar plástica, y es el único borrador que borra las marcas de pastel.
  • Borradores de vinilo: Estos utensilios de dibujo tienen forma de bloque rectangular, algunos fabricantes también ofrecen un borrador de grafito retráctil.
  • Gomas de borrar moldeables: Son adecuadas para borrar sobre papeles finos sin cambiar su superficie. Esta pasta amasada se lleva usando desde hace siglos para borrar el carboncillo.
  • Masilla adhesiva reusable: Las masillas adhesivas como Blu-Tack son muy similares a las gomas moldeables y se usan para borrar sin frotar.

 

 

4. Líquido de enmascarar: De los utensilios de dibujo este es el que impide que el papel absorba medios líquidos y permite crear trazos y manchas que producen buenos contrastes cuando se emplea con medios mixtos; por ejemplo aplicando encima tinta o acuarela. Para usar con éxito el líquido de enmascarar, piensa por adelantado por qué, cómo y dónde usarlo. Trátalo comos si fuera pintura blanca opaca. No uses un pincel bueno para aplicar el enmascarador ya que se estropeará. Nunca lo dejes secar al sol ya que una vez seco será imposible quitarlo.

5. Difuminos: Son utensilios de dibujo que sirven para perder la huella que deja el grafito por ejemplo sobre el papel. Resiste a la tentación de mezclarlo todo en el papel, ya que el conjunto podría quedar muy plano. Prueba los difuminos con medios secos, para desenfocar los bordes o mezclar dos tonos contiguos.

  • Dedos: Probablemente sean el utensilio de difuminar más empleado. Ojo, no es el más recomendable, ya que transferimos manchas grasas (de nuestra piel) a la superficie del dibujo.
  • Pinceles: Los pinceles se usan tanto con medios secos como húmedos y resultan muy eficaces para correr el carboncillo y el pastel.
  • Difuminos: Los difuminos están hechos de papel enrollado muy apretado y son de longitud y grosor variables. Parecen lápices gruesos con punta en los dos extremos. Cuando recogen medios secos en la punta sirven como utensilios de dibujo. La punta se limpia frotándola contra papel de lija fina.
  • Tortillon: Los tortillons son parecidos a los difuminos  pero sólo tienen punta en un extremo.
  • Paños: Los paños de limpieza también se usan para difuminar.
  • Gamuza: Es excelente para mezclar y sombrear, y tiene la ventaja de ser lavable.
  • Pañuelos de papel: Son excelentes para la mezcla rápida y fácil del grafito blando o de carboncillo, pero tienden a desmenuzarse.

6. Herramientas de bruñido: Estamos hablando del pulido por frotación, sólo debe realizarse al final de dibujo. El bruñido se emplea para producir dibujos con superficies brillantes o reflectantes. Podemos bruñir acumulando capas de lápiz. La presión continua del lápiz sobre las capas anteriores llena todo el agarre del papel. También se puede emplear un pincel modelador. Los fabricantes de lápices elaboran utensilios incoloros a base de cera para difuminar sus propios lápices.

7. Herramientas de hendido: Se usan para grabar o hender líneas. Se puede conseguir brillo con herramientas de hendido, líneas limpias y brillantes con bordes afilados, sobre un papel recio, podemos emplear una herramienta de hendido, la cual nos permite crear una impresión profunda en el papel sin desgarrarlo.

Hasta aquí las 7 utensilios de dibujo que te presentamos y debes conocer. Espero haberte aportado algo nuevo para mejorar tu técnica en el dibujo.

 

www.degranero.es