El color de las cosas.

Conocemos sobradamente el color de las cosas. Por ejemplo sabemos que la copa de un pino es verde, o que un prado de trigo es amarillo, o que el cielo es azul… Pero cuando pintamos, no toda la copa del pino es verde, o todo el prado es amarillo, o todo el cielo es azul, hay factores que condicionan le color de las cosas, creando así matices, penumbras y reflejos. Estos factores son:

  1. El color local, su propio color.
  2. El color tonal que viene dado por las luces y las sombras.
  3. El color ambiente, que viene dado por el reflejo de otros cuerpos.

Estos tres factores vienen condicionados a su vez por:

  • El color propio de la luz.
  • La intensidad de la luz.
  • La atmósfera interpuesta.

 

deGranero cursos de dibujo y pintura en Madrid

 

 

El color local es el color propio de las cosas, en aquellas partes en que no es modificado por efectos de luz y sombra o por colores reflejados. Por ejemplo el color local de la rosa de la imagen es el rosa.

El color tonal es una variante del color local influido generosamente por el reflejo de otros colores. Es por tanto un color con muchas variantes en sí mismo. Es el color más claro de las partes iluminadas y el color más oscuro de las partes en sombra.

El color reflejado es un factor constante, teniendo en cuenta, por un lado, el color ambiente y, por otro lado, el reflejo concreto de uno o más cuerpos determinados.

El color propio de la luz influye en los colores del modelo: de madrugada un paisaje es blanco, gris, azul; al atardecer ese mismo lugar aparece teñido de amarillo, ocre, rojo. Se trata pues de aprovechar la influencia de este color para armonizar y casar colores.

La intensidad de la luz. La luz natural es blanca; a plena luz las cosas aparecen saturadas de color, reflejan totalmente su color local, su propio color.  La ausencia total de luz conduce alnegro, pero tambié es cierto, que la disminución progresiva de la luz del día conduce a una luz- ambiente azul. Cuando el sol se retira y el paisaje recibe las últimas luces del día, todo es azul.

La atmósfera interpuesta es uno de los factores que más posibilidades ofrece al artista para representar en el  cuadro la tercera dimensión. La atmósfera existe en todas partes: es aire, es espacio; sus efectos se resumen en:

a) Acentuado contraste del primer plano respecto a las planos más alejados.

b) Decoloración y tendencia al gris a medida que los términos se alejan.

c) Visible nitidez del primer plano en relación con los planos más alejado.

Con esta breve explicación queda claro que el color de las cosas es variable dependiendo de los factores que hemos tratado.

 

www.degranero.es