Christo y Jeanne-Claude, la obra monumental.

Durante el verano de 1970, Christo y Jeanne-Claude idearon un telón para un valle. Ambos habían intentando localizar a las afueras de Aspen (Colorado) un valle idóneo para colgar sobre él un gigantesco telón de color naranja rojizo. El color pretendía ofrecer la mayor armonía posible con el entorno natural (en consecuencia con el significado de Colorado en español). Finalmente encontraron un emplazamiento ideal para el proyecto Valley Curtain, una garganta en la cordillera de Grand Hogback, en las montañas Rocosas, 12 km al norte de la ciudad de Rife. A nuestros alumnos de clases de pintura en Madrid les explicamos que los preparativos logísticos y técnicos comenzaron ese mismo otoño: ruedas de prensa, solicitud de permisos, firma de contratos con los propietarios del terreno, con diversas empresas, con las autoridades… EL costoso proyecto de Christo y Jeanne- Claude fue financiado a través de la Valley Curtain Corporation, una empresa constituida ad hoc que recaudó los fondos necesarios mediante la venta de dibujos, collages y maquetas del proyecto, así como de las obras de Christo de las décadas de 1950 y 1960.

 

deGranero clases de pintura en Madrid

 

Como suele ser habitual y así se lo explicamos siempre a quien asiste a nuestros cursos de pintura en Madrid, en todo proyecto de grandes dimensiones, Christo y Jeanne Claude tuvieron que enfrentarse a numerosos obstáculos. Hubo dificultades sobre todo con la primera empresa constructora contratada y con las autoridades, en especial con el Departamento Estatal de Tráfico, a quien correspondía conceder el permiso para trabajar sobre la carretera que recorría el valle. En octubre de 1971 se tendió por fin el telón, pero se abrió demasiado pronto y quedó hecho jirones. El proyecto se pospuso hasta comienzos de 1972 y se confeccionó un nuevo telón.

Cuando el 10 de agosto de 1972 se tensó el último de los 27 cables que sostenían los 12.780 metros cuadrados de nailon naranja, el espectáculo fue asombroso. Amantes del arte, coleccionistas, curiosos, críticos y un ejército de cámaras habían esperado con impaciencia aquel instante. Sin embargo, una tormenta obligó al día siguiente a desmontar de nuevo la instalación. El telón amenazaba con convertirse en una gigantesca vela y desarrollar una capacidad inimaginable de tracción. Jan van der Mack, coordinador del proyecto, dijo a propósito del extraordinario espectáculo: “Nadie excepto los artistas y los ingenieros, habían previsto las fuerzas a las que  iba a enfrentarse el telón:la más ligera brisa bastaba para que tensase y los cables chirriasen. Con vientos de 20 nudos, la presión sobre la tela equivalía a la potencia necesaria para propulsar dos transatlánticos a toda máquina”.

 

deGranero clases de dibujo en Madrid

 

Con todo, las 28 horas en las que el telón bloqueó el valle no supuso para Christo y Jeanne-Claude un deslustrado fin para su idea, puesto que los 28 meses de construcción formaban para ellos parte de la misma: “Los ingenieros del proyecto nos habían indicado que el telón debería tener agujeros de descarga o no se sostendría mucho tiempo en pie, y es cierto que no se sostuvo demasiado tiempo. También nos avisaron de que la construcción sería muy peligrosa, pero queríamos llevar a cabo el proyecto. Evidentemente, ese es nuestro privilegio. Estamos contentos de que Valley Curtain saliese tal y como queríamos”.

Esperamos haberte desvelado algo más sobre la obra de Christo y Jeanne-Claude en este breve artículo. Estaremos encantado de atenderte en nuestros cursos de dibujo y pintura en Madrid.

 

www.degranero.es