12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer.

En este artículo te mostramos 12 puntos sobre técnicas secas y húmedas con acuarela que debes conocer. Nunca viene mal refrescar conceptos para así mejorar nuestra práctica con esta técnica que requiere paciencia y muchas pruebas para llegar a un correcto aprendizaje.

deGranero clases pintura Madrid técnicas secas y húmedas de acuarela
Goteado.

12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer.

  1. Fabrica tu propia máscara líquida: El líquido de enmascarar es un adhesivo flexible de látex aplicado a un lienzo o papel antes de la pintura de acuarela. Una vez que la pintura esté seca, el líquido de enmascarar se puede quitar con ayuda de una goma de borrar blanda o simplemente con los dedos, saliendo así el blanco que ha quedado debajo del propio papel. Aunque este líquido lo comercializan diferentes marcas, es posible que el propio artista prepare su fórmula a base de cualquier adhesivo de látex. El cemento de caucho también funciona bien como líquido de enmascarar sobre todo en un lienzo.
  2. Medio enmascarador transparente: Se utiliza para cubrir determinadas áreas del papel haciéndolas resistentes al agua. Este medio puede mezclarse también con acuarelas y es perfecto para aislar áreas de mucho detalle. Las zonas que se hayan tratado con el enmascarador deben dejarse secar antes de pintar encima. Podemos utilizar un secador de pelo para acelerar el secado de ser necesario. Una vez secas estas zonas quedan protegidas y las capas subsiguientes no podrán penetrar en el papel.
  3. Cómo utilizar el enmascarador permanente: Puede aplicarse de forma directa sobre papel blanco, sobre capas secas en el papel o mezclando primero con acuarelas. Todas las capas de acuarelas mezcladas con el medio enmascarador permanente persisten inacabadas y manejables mientras la capa esté aún mojada. Una vez seca, el área se convertirá en un área aislada.
  4. Pintar con la técnica sobre húmedo: En este caso se parte de un papel mojado. La técnica consiste en humedecer el papel sobre el que se va a pintar y, a continuación, pintar con el pincel bien cargado de color. Si se requiere conseguir por ejemplo un efecto en degradé, se deben dar pinceladas, horizontales, suaves, inclinando el papel para que corra el color y se pueda obtener así el degradado. También es posible conseguir un color totalmente plano, sin ningún degradado, simplemente dejando el papel totalmente plano y cargando el pincel en cada pasada con la misma cantidad de tinta o color. A estas capas de pintura se les denomina aguadas, baños o capas de lavado. Después y una vez seca la primera capa, se pueden superponer distintos baños. Hay que tener especial cuidado con el secado de las acuarelas ya que si los baños anteriores no se han secado correctamente es muy usual que se mezclan los colores, produciendo, la mayoría de las veces, efectos no deseados.
  5. Pintar con la técnica húmedo sobre húmedo: Por lo general de las técnicas secas y húmedas de acuarela a esta se le suela llamar la técnica del “papel mojado”.Esto se debe a que para lograr los efectos deseados es preciso humedecer mucho el papel con el pincel y diluir bastante los colores en el agua, La técnica en sí misma consiste en aplicar un color sobre otro cuando el primero aún se encuentra húmedo. Ene este caso los colores se fundirán y se dispersarán en la dirección del trazo que se haya efectuado con la ayuda del agua. Con este recurso es posible dejar fluir la soltura del gesto o conducirlo y guiarlo. Se puede llevar a cabo esta técnica con el pincel, con un gotero, a través de salpicaduras, etc. Esta técnica es perfecta para suavizar la transición de colores diferente.
  6. Pintar con la técnica del goteado: Consiste en aprovechar el momento en el que la tinta está aún húmeda para depositar sobre ella una o varias gotas de un pincel bien cargado. Puede estar cargado con agua pura, con la misma tinta sólo que aplicada en intensidad diferente o con otro color de manera tal que la gota se funda casualmente aunque siempre guiándola inclinando el papel hacia uno u otro lado teniendo en cuenta el grado de humedad que en ese momento tenga.
  7. Buen manejo de la técnica del goteado: No se conseguirán los mismos resultados si el papel está muy cargado de humedad y el pincel con el que se “gotea” deposita poca cantidad de pigmento que, si por el contrario, el papel tiene poca humedad y el pincel lleva una carga considerable, Mientras que en el primer caso se diluirá con el color de fondo, en el segundo se mezclará con él pero conservando unos bordes radiantes bien definidos.
  8. Mezcla de colores en la técnica del goteado: Un color mezclado con otro por medio de la técnica del goteado y siempre que no se les toque después determina una composición desintegrad y desigual. Es un buen recurso para cielos, follajes, carnes o la resolución de nubes.
  9. El resultado de la técnica del goteado: El color goteado puede modificar cualquier baño y dar calidades más ricas y excelentes efectos de textura. Si se quiere aplicar el goteado sobre un baño ya seco, es necesario humedecer con agua limpia que sea capaz de ablandar el color aplicado previamente. Cuando el color esté lo suficientemente blando, sin que el papel se halle excesivamente saturado de humedad, es el momento de aplicar las gotas de color.
  10. Transición entre colores: Si lo que se busca es pasar de un color a otro de forma gradual, sin que exista una divisoria clara entre los mismos se debe recurrir a esta técnica. Así, después de haber depositado el primer color en el papel con una cantidad de humedad suficiente, se deberá extender el segundo color inclinando unos quince grados el tablero. De esta manera se irán mezclando los colores. Una vez obtenida la mezcla en la zona escogida se debe volver a situar el tablero de forma horizontal y continuar depositando el segundo color. Por este método se obtienen una bellas fusiones que resultan muy útiles y de gran efecto.
  11. Pintar con la técnica seco sobre húmedo: En este caso se trata de una base húmeda a la cual se le agrega un color en seco. El tono seco se fundirá pero no completamente.
  12. Pintar con la técnica húmedo sobre seco: La acuarela húmeda se aplica sobre una superficie seca. Una vez aplicada, la pintura se mantiene en su sitio sin correrse y los contornos secos resultan ser bien nítidos. De hecho sólo se fundirá si se insiste con agua sobre sus límites. Se puede mantener control sobre la pintura. En la acuarela húmeda sobre seco se trata de aplicar al papel diferentes baños tenues superponiendo un color sobre otro siempre y cuando esté seca la capa inferior. De esta manera se pueden agregar colores mucho más intensos con el pincel seco.
deGranero técnicas secas y húmedas de acuarela
Húmedo sobre húmedo.

Hasta aquí estos 12 puntos sobre técnicas secas y húmedas de acuarela que debes conocer. Como siempre esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.