8 consejos para planificar un cuadro que debes conocer.

En este artículo te damos 8 consejos para planificar un cuadro que debes conocer. Planificar un cuadro es recoger, esbozar y desarrollar. Sea cual sea el tema, planifica cada cuadro de manera parecida. Si siempre sigues las mismas fases de desarrollo antes de realizar la obra final, puedes estar seguro de que te sentirás orgulloso del resultado.

deGranero planificar un cuadro.

8 consejos para planificar un cuadro que debes conocer.

Independientemente del tema que elijas para pintar un cuadro, puedes hacer diversos esbozos y fotografías previas in situ antes de desarrollar la pintura y crear la obra definitiva en el estudio.

  1. Esbozos in situ: Debes hacer dibujos y pinturas in situ para tener material de referencia para el cuadro final. Dedica tu tiempo a esbozar el tema desde diferentes puntos de vista. Además de ser un material de referencia muy útil, estos “apuntes” visuales ayudan a fijar el tema en la memoria.
  2. Fotografías de referencia: Aunque no siempre es aconsejable trabajar con fotografías, es útil complementar los dibujos con fotos para captar detalles que nos has tenido tiempo de esbozar in situ.
  3. Composición: En tu estudio, analiza los esbozos y fotografías y crea una lista de candidatos para la disposición final. Se tan flexible como puedas en estas fases iniciales. Ahora tienes toda la libertad para mover o eliminar elementos de la escena si ves que con ello mejorarás el resultado. Prepara esbozos pequeños con varias composiciones que exploren las diferentes vistas que has registrado. Busca la escena que capture mejor la esencia del lugar y que mantenga la atención del espectador.
  4. Sentimiento: Tras elegir la composición, desarrolla los estudios de tono y color con diferentes veladuras para explorar qué sensaciones quieres transmitir. Sé, pues, flexible y contempla la posibilidad de pintar más de una versión del tema. Cuando te decidas, transfiere la composición al soporte definitivo y al tamaño adecuado.
  5. Referencia tonal: Debes establecer las diferentes áreas tonales del cuadro final.
  6. Reinterpretación: La obra final debe valerse de algunas licencias artísticas para modificar elementos de las escenas capturadas in situ. Puedes recolocar algún elemento del cuadro para conseguir una composición más equilibrada.
  7. Memoria detallista: El estudio exhaustivo de un elemento del cuadro se convierte en una referencia única a la hora de aplicar detalles en el primer plano. Las fotografías tomadas in situ también serán útiles para afinar los últimos detalles.
  8. Pintura definitiva: Durante la investigación, planificación y realización de la obra, habrás omitido o adaptado varios elementos. La pintura terminada no pretende reflejar fielmente la realidad, sino capturar la esencia del lugar.
deGranero planificar un cuadro clases pintura madrid

Busca la escena que capture mejor la esencia del lugar y que mantenga la atención del espectador. Debes dirigir la mirada de éste hacia algún punto del cuadro. Tu cuadro estará terminado cuando esté equilibrado y tenga atmósfera.

Hasta aquí estos 8 consejos para planificar un cuadro que debes conocer. Esperamos haberte enseñado algo nuevo. Estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de pintura en Madrid.