Tipos de cámaras digitales

En cuanto a los tipos de cámaras digitales que podemos encontrar en el mercado, hoy en día la variedad de modelos y marcas es muy extensa, lo que demuestra la gran aceptación por parte del público de este tipo de cámara que no precisa carrete. Podríamos diferenciar entre dos tipos de cámaras digitales fundamentalmente, compactas, es decir, que constan de un cuerpo con un objetivo fijo, y réflex, que pueden aprovechar los objetivos de las cámaras analógicas. Existen modelos para aficionados, semiprofesionales y profesionales.

deGranero cursos fotografía madrid

Tipos de cámaras digitales:

1. Las sencillas: Las cámaras compactas tienen un aspecto similar al de las cámaras de 35 mm y son de muy fácil manejo. La óptica puede ser fija o tener un zoom corto y disponen de pantalla. Su resolución alcanza los 5 megapíxeles y permiten hacer copias de 10 x 15 cm. hasta DinA4. Pueden llevarse a todas partes y su precio es asequible. Además, incluyen funciones automáticas.

2. Las semiprofesionales: Son un poco más grandes y están mejor acabadas que las compactas más sencillas. Pueden ser compactas o reflex. Gracias a su resolución casi profesional, permiten ampliaciones superiores a un DinA4. Tienen más funciones que las compactas y permiten realizar el enfoque y el ajuste de velocidad de obturación y diafragma de forma manual. Por ello, las cámaras semiprofesionales son ideales para los fotógrafos que desean controlar el resultado final y adaptarla a situaciones con iluminaciones más complejas. Algunos modelos aceptan acoplamiento de accesorios externos, como un flash u ópticas extras. La alta resolución y la gran manejabilidad de estas cámaras hacen que su precio doble el de las cámaras compactas.

3. Las profesionales: De todos los tipos de cámaras digitales, estas, ofrecen una resolución muy elevada en cuanto a megapíxeles. Son siempre réflex. El motivo a fotografiar se ve a través de la óptica, pudiendo así corregir rápidamente errores de encuadre y enfoque. El cuerpo externo de las cámaras profesionales es idéntico al de las cámaras réflex convencionales, para poder cambiar los objetivos y acoplar accesorios de toda la gama de la firma. Se puede trabajar con el programa automático o manual, según requiera la situación. Su precio es muy elevado, de un 50 a un 80% superior al de las cámaras semiprofesionales.