Retrato del doctor Gachet.

Después de Saint-Rémy y tras una breve etapa en París, Van Gogh se refugia en Auvers-sur-Oise, donde el doctor Gachet lo acoge y lo cuida. El doctor es un apasionado coleccionista de pintura, y pintor en sus horas libres: su disposición hacia su huésped es inmediata y sincera. Está convencido de que el trabajo puede tender una función terapéutica en el caso del enfermo difícil que se le ha confiado. Vincent decide hacer el retrato del doctor Gachet, y las sesiones durante las que el doctor posa refuerzan la amistad entre los dos hombres.

"Retrto del Doctor Gachet" Auvers-sur.Oise, principios de junio de 1890. Tela, 68 x 57 cm. París Musée de Orsay.
“Retrto del Doctor Gachet”
Auvers-sur.Oise, principios de junio de 1890.
Tela, 68 x 57 cm.
París Musée de Orsay.

 

El retrato del doctor Gachet que aquí mostramos, es el primero de los dos que Vincent pinta a su amigo en el mismo mes. En la segunda versión, cuya composición es la misma, hay dos libros sobre la mesa, junto a un tallo de digital ( Planta herbácea de tallo sencillo o poco ramoso, hojas vellosas y flores en racimo, que se emplea en medicamentos que combaten la insuficiencia cardíaca). Días antes realiza un grabado en el que estudia minuciosamente los rasgos del rostro y esboza un fondo de jardín que en el cuadro convierte en pared. La pared que coloca en le retrato del doctor Gachet le sirve apara crear  con la parte superior de la mesa, dos grandes superficies de colores puros, el rojo y el azul.

 

deGranero clases de pintura en Madrid (2)
El doctor Gachet, grabado. Amsterdam, Rijksmuseum Vincent van Gogh.

 

La rigidez de la posición fotográfica ha desaparecido por completo en este retrato . La figura está en posición de descanso, el tronco inclinado, perfectamente equilibrado por el brazo; pero en la pincelada, en el dibujo, en el espacio que rodea  la figura, se siente la tensión que roe al artista y que él proyecta en las cosas y en las personas de su alrededor, como en una transferencia psicoanalítica.

El retrato del doctor Gachet, destacable por la extraordinaria sagacidad de la introspección, alcanza su expresión más fuerte precisamente por la yuxtaposición de los colores y, en particular, gracias a la valorización de los azules, el del fondo y el de la ropa, a través del contraste del blanco de la camisa y de la gorra y, sobre todo, del rojo de la mesa (rojo y azul, contraste de colores puros, intensificados por la presencia del blanco).

En cuanto al esquema compositivo del retrato del doctor Gachet, la figura está colocada siguiendo la diagonal, en una perspectiva en escorzo que contribuye a hacernos participar intensamente de la escena.

Vincent en una de sus cartas a su hermano Theo le escribe. “Hace unos años perdió a su mujer, pero es muy profesional y su trabajo y su fe lo mantienen. Ya somos amigos… Trabajo en su retrato, en la cabeza un gorro blanco, muy rubio, muy claro, las manos también de piel muy clara, un frac azul y un fondo cobalto, apoyado en una mesa roja…”

 

www.degranero.es