¿Qué sensaciones nos producen los colores? (PARTE II)

¿Qué sensaciones nos producen los colores? En este artículo (que es continuación del anterior), abordamos las sensaciones que producen en el ser humano el blanco, el naranja, el violeta, el verde y el rojo. Vuelvo a insistir en que hablamos de sensaciones y no de significados…

 

BLANCO

Nos transmite sensaciones buenas en su gran mayoría y no hace que nuestro cuerpo y mente se altere, como puede ocurrir por ejemplo con el color amarillo. En este caso no es así, nos aporta relajación y tranquilidad, nos hace sentir bien en la mayoría de ocasiones.

Por esos motivos, si lo piensas bien tiene sentido que casi todas las personas decidan pintar las paredes de sus casa de este color, ya que al evocarnos sensaciones de bondad y no traer consigo casi nada malo, es ideal para que nos acompañe en nuestro hogar.

Cuando llevamos una vida demasiado estresante y necesitamos desconectar, este es el color ideal, ya que nos hace evadirnos en cierto modo del mundo y alcanzar la paz interior. Es la opción perfecta porque nos transmite sensaciones de pureza, limpieza y libertad. Las palabras que mejor lo representan son bondad, virginidad, paz, luz, inocencia, frescura, pureza y frío.

En algunos casos puede evocarnos sentimientos y emociones que no son del todo buenos, como la anteriormente comentada soledad. Aunque no ocurre como el negro, que es la ausencia de colores, y por lo tanto simboliza la nada, el blanco realmente también parece que representa un poco la nada (aunque no es así).

Por eso muchas veces podemos asociarlo con la incomunicación o la soledad, con la lejanía, la melancolía o incluso con la pérdida, aunque no en un sentido tan malo como ocurre con otros colores.

color_blanco

 

NARANJA

Cuando nos referimos a un color naranja muy vivo, los sentimientos que nos proyecta son pasión, energía, fuerza, triunfo. El naranjo es uno de los pocos árboles que puede tener a su vez frutos y flores, por lo que antiguamente lo relacionaban con la fertilidad.

Si hablamos de una tonalidad más clara, encontramos que nos aporta tranquilidad e incluso (aunque te parezca increíble) estimula nuestro apetito. Por eso algunas empresas de comida lo usan en sus anuncios.

Cuando nos referimos a sabores, dependiendo de la tonalidad nos indica uno u otro. El que se acerca más al a rojo es dulce y las tonalidades del naranja que se acercan más al amarillo suelen transmitir sensaciones ácidas, algo que está relacionado con que el limón es de sabor agrio.

También nos transmite sensaciones otoñales. Si piensas en el otoño, en las hojas de los árboles cayendo y en el calor del hogar con la chimenea, seguramente vengan a tu cabeza el naranja y el marrón.

Y como guinda al pastel de sensaciones que nos proporciona este color, encontramos que es perfecto para los días en los que necesitamos fuerza y energía. Además, al estimular nuestra creatividad, es genial para usar en esos días en los que echamos en falta un poco de inspiración.

color_naranja

 

VERDE

Nos transmite sensaciones muy positivas y muchas de ellas incluso son muy beneficiosas para la salud. Al utilizarlo para pintar una habitación, si usamos una tonalidad de verde claro nos encontraremos ante un lugar perfecto para meditar, reflexionar y encontrar la paz, es muy agradable y nos hace sentirnos bien.

Es ideal para las personas que les guste la meditación, también tiene propiedades curativas. De hecho puede ser de ayuda cuando alguien experimenta problemas de visión.

También nos evoca sensaciones de juventud. Por ejemplo, si ves a una persona que lo usa en su vestimenta, seguramente pienses que es alguien con vitalidad, lleno de vida, con ganas de disfrutar del mundo. Y realmente es así, al usarlo en nuestra ropa nos aporta energía y nos sentimos mucho mejor para encarar el día, nos sentimos más renovados.

Además, combinado con colores como el blanco reforzamos mucho más esa imagen. Así que si quieres que los demás te perciban como alguien fuerte, vital y con energía, úsalo en tu vestimenta.

Pero como ya te dijimos al principio, no todo es bueno y es importante saber que también nos da la sensación de que es venenoso. Eso tiene mucho que ver con la tonalidad que uses, por ejemplo si lo usas muy oscuro y lo combinas con el negro, la sensación no va a ser nada buena.

También nos trae a la mente la percepción de que algo verde puede ser maligno para la salud y de hecho se usa cuando se quiere representar algo que es tóxico. Es, junto con el amarillo, uno de los colores que tradicionalmente se ha usado para representar sustancias químicas peligrosas.

color_verde

 

VIOLETA

En este caso, como no podía ser de otra forma, las contradicciones son muchas. Por una parte nos evoca sensaciones de armonía, paz, tranquilidad y espiritualidad, pero también nos transmite sensaciones tan opuestas como pasión, deseo e incluso tiene un toque violento, que le viene directamente heredado de su origen en el color rojo.

También nos aporta sensaciones mágicas, asociadas a la parte más emocional y espiritual del ser humano.

Las tonalidades más claras del color violeta pueden ser buenas para pintar una habitación que queremos usar para meditar, por ejemplo. Aunque eso depende de los gustos, es importante saber que estamos ante un color muy adecuado para las cosas relacionadas con las sensaciones espirituales.

Sin embargo, en sus tonalidades más oscuras no es muy conveniente utilizarlo en lugares de nuestro hogar que destinemos al relax y el confort, ya que nos transmite emociones y sensaciones muy relacionadas con el deseo, con el lado más salvaje de las personas, por lo que te costaría concentrarte en ese lugar.

Tiene fuertes connotaciones sexuales y nos transmite sensaciones de belleza y sofisticación.

color_violeta

 

ROJO

Hay que tener cierto cuidado si usas el rojo para pintar una habitación de tu casa, por ejemplo. Aunque es cierto que es pasional y nos transmite sensaciones de fuerza y en cierta forma ejercita nuestra creatividad, lo cierto es que en exceso puede ser perjudicial para nuestra mente.

Al evocarnos todos esos sentimientos tan potentes y pasionales, no es nada adecuado para relajarse ni para encontrar confort. Es justo todo lo contrario a eso. Por ejemplo, colores como el azul sí que aportan paz y serenidad a nuestra mente, pero el color rojo es justo lo contrario: es fuerza, valentía y otras muchas cosas, pero no aporta sensaciones tranquilas y serenas.

Y en este punto tenemos que contarte una curiosidad que ocurre con este color: por un lado nos transmite, aunque sea subconscientemente, sensaciones de masculinidad. Pero por otra parte, también tiene un fuerte componente femenino.

¿Por qué ocurre esto? Simple. En la parte de la masculinidad es porque nos evoca emociones de fuerza, valentía y combate. Y en la parte femenina es por su asociación con la elegancia, incluso con toques de misterio, además de ser, como ya te hemos dicho, uno de los tonos más usados en las joyas.

Y antes de contarte algunas curiosidades más, es importante que sepas que si quieres transmitir a las demás personas la sensación de que eres alguien fuerte, positivo y valiente, el rojo es el color perfecto para vestir.

Combina muy bien con colores como el azul. Aunque cuidado, ya que como sabes, también es símbolo de agresividad. Se trata de usarlo con la tonalidad adecuada y en su justa medida.

color_rojo

 

Pues hasta aquí nuestra pequeña aportación  o contestación a la pregunta ¿Qué sensaciones nos producen los colores?

 

Guillermo Granero

www.degranero.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.