Pinturas luminosas

Las pinturas luminosas pueden ser reflectantes, fosforescentes y fluorescentes.

deGranero cursos de dibujo y pintura en Madrid

Pinturas reflectantes.

Como dice la propia palabra, son las pinturas luminosas que reflejan de una manera muy directa la luz que incide sobre ellas. Están constituidas por perlas de cristal o poliestireno de pequeño tamaño, pegadas con un adhesivo y aplicadas con pistola sobre una superficie de color plateado.

Se utilizan para señales de tráfico, matrículas de automóviles, etc.

Pinturas fosforescentes.

Son aquellas pinturas que expuestas a la luz permanecen luminosas en la oscuridad durante cierto tiempo, debido a que retienen y devuelven posteriormente la luz que han absorbido. Estas pinturas luminosas están constituidas por pigmentos radioactivos, generalmente el bromuro de sodio y el sulfuro de cinc.

Pinturas fluorescentes.

Son un tipo de pinturas luminosas que emiten luz bajo la acción directa de radiaciones invisibles, como los rayos ultravioletas (luz negra). La iluminación cesa cuando se acaba la energía excitadora.

Comercialmente son conocidas como con diversos nombres, como «pinturas luminiscentes», «fluorart», etc., y se emplean generalmente en publicidad, así como en la señalización de carreteras, ya que tanto su poder llamativo como su vistosidad a larga distancia las hacen idóneas en estos casos.

No obstante, la permanencia de estos colores es muy efímera, y depende, sobre todo, de su exposición más o menos prolongada a la luz. Así, en exteriores y a plena luz los resultados pueden ser diferentes según sea verano o invierno, como también lo serán si se trata de un país septentrional o meridional (en Gran Bretaña por ejemplo, su duración es de dos a tres meses en verano y aproximadamente de seis meses en invierno). En el interior y lejos de toda luz directa resisten mucho más, como es natural.

Se obtienen mejores resultados si se aplican sobre un fondo blanco (papel o superficie preparada para tales efectos). Los fondos absorbentes han de ser encolados antes de toda operación.

El resultado de estas pinturas luminosas también será más brillante si se aplican en una sola capa, ya que el blanco de fondo favorece su fluorescencia. Aplicados en dos o más capas resultarán más oscuros y mates.

También perderá fluorescencia si se mezclan varias veces entre ellos, y se obtendrán unos efectos intermedios si se aplica un color sobre otro con una cierta transparencia.

Cuando son iluminados con rayos ultravioleta, resultan mucho más refulgentes que a la luz normal.

En el campo artístico, son pocos los ensayos hechos hasta el momento, aunque parecen bastante adecuadas para la escenografía. También se emplean en la decoración de salas de fiestas, etc., donde la ambientación es con poca luz y a propósito para ser iluminadas con luz negra.

 

www.degranero.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.