Los autorretratos de Van Gogh.

Los autorretratos de Van Gogh  viene dados porque necesita estudiar las figuras. Su interés por las personas es acusado, atento y afectuoso. Pero no es fácil encontrar modelos que se presten a posar por poco dinero o por amistad. Por este motivo se vuelve en varias ocasiones sobre su rostro, con la ayuda de un espejo haciéndose un autorretrato.

Se conocen treinta y cinco experiencias o autorretratos de Van Gogh. Os mostramos aquí cuatro pinturas que van desde el inicio de su estancia en París (1886) hasta el año anterior a su muerte(1889). A estos autorretratos de Van Gogh les separa poco tiempo, y sin embargo, es muy grande el recorrido tanto pictórico como estilístico desde el primer autorretrato, que representa a un señor de aspecto burgués, pintado en tonos dulces y cálidos, hasta el último, alucinante y vibrante.

 

deGranero clases de pintura en Madrid (4)
Autorretrato. París, principios de 1886. Ansterdam, Rijksmuseum Vincent van Gogh.
deGranero clases de pintura en Madrid (2)
Autorretrato. París finales de 1887. Amsterdam Rijksmuseum Vincent van Gogh.

 

deGranero clases de pintura en Madrid (3)
Autorretrato. Arlés, septiembre de 1888. Cambridge, Mass, Fogg Art Museum.
deGranero clases de pintura en Madrid (1)
Autorretrato. Saint-Rémy, septiembre de 1889. París, Musée d´Orsay.

El autorretrato de 1887 está situado a medio camino de este recorrido por los autorretratos de van Gogh: desde el punto de vista técnico , muestra de qué manera interpreta Van Gogh las teorías divisionistasy como utiliza, de forma ya expresionista, el color.

Fascinado por la técnica divisionista, Van Gogh no empasta para obtener colores compuestos, sino que yuxtapone y superpone pinceladas en tonos diversos. En el caso del autorretrato de 1887 el gris del sombrero es una yuxtaposición de tonos claros, marrones y violáceos y algunas pinceladas de azul para la sombra; en el fondo pinceladas de azul claro, azul oscuro y naranja (complementarios); en la zona de sombra del rostro tonos anaranjados y verdosos y en la zona de luz tonos amarillos, anaranjados y rojizos en relación armónica.

«Se dice -y yo así lo creo- que es difícil conocerse uno mismo; pero tampoco es fácil pintarse a uno mismo. En este momento trabajo autorretratos; a falta de otro modelo, me pinto a mí mismo.» Vincent a Theo.