El lenguaje de las líneas.

En este artículo vamos a intentar dejar claro el lenguaje de las líneas. ¿Has oído alguna vez que mirar al mar en calma produce descanso, sosiego de espíritu? ¿Y eso otro de «levantó la espada en son de guerra», con lo cual expresaba violencia y agresividad? Seguro que en más de una ocasión alguien lo dijo y tu tomaste buena nota de ello.

¿Cómo es el mar en calma? El lejano horizonte que la bruma casi funde con el cielo es una línea horizontal. Las barreras de olas, sucediéndose unas a otras con sus penachos de espuma, son paralelas entre sí y al horizonte, y, por tanto, líneas horizontales entre sí también. La línea divisoria entre la tierra y el mar, el borde de la playa que tenemos delante, siguen siendo paralelos a las demás y, por consiguiente, horizontales. Hasta las filas de nubes en doradas bandas están dispuestas horizontalmente. La consecuencia de todo esto, es que el mar produce sosiego de espíritu y descanso por su predominante horizontalidad.

Al levantar la espada, se inicia la pelea, la lucha, y, si no, ¿para qué enarbolarla? Dicha espada adopta la postura de una línea vertical u oblicua cuando es sacada de su vaina. Quien dice una espada, puede referirse también a un animal irritado dispuesto a la agresividad; algunos se ponen a dos patas cuando van a atacar o, lo que es lo mismo, adquieren una postura vertical u oblicua.  Como conclusión de todo esto es que la verticalidad u oblicuidad es la representación gráfica de lo agresivo.

Ahora bien, tanto la horizontal como la vertical nos sugieren (por la simetría con que dividen la escena que tienen delante o detrás), una seguridad de equilibrio, un equilibrio en sí, sin abandonar su concepto; la oblicua parece que va a caerse; es inestable.

Pues ya ha quedado definido el lenguaje de las líneas rectas y lo que representan según su posición. Resumiendo:

  • Horizontal: quietud y equilibrio.
  • Vertical: agresividad y equilibrio.
  • Oblicua: agresividad y falta de equilibrio.

Recurramos a ejemplos con los que el lenguaje de las líneas te va a quedar más claro aún.

 

deGranero clases de dibujo en Madrid (3)

 

Esta magnífica marina es tranquilizadora, reposada.

 

deGranero clases de dibujo en Madrid (1)

 

El cuadro de «Las lanzas» es consecuencia de una guerra. Sus lanceros parecen dispuestos a pelear en cualquier momento, por la agresividad con la que los dotó Velázquez al poner en sus manos las lanzas.

 

deGranero clases de dibujo en Madrid (2)

 

Las líneas oblicuas de los troncos que forman este vallado dan la sensación de que el mismo se va a caer en cualquier momento contra el suelo.

En cuanto a las líneas curvas, la explicación es mucho más breve. Si ves el mar enfurecido, levantando redondas olas que furiosamente estrella contra la orilla, lo primero en que piensas es en el movimiento. La cegadora polvareda de un caballo corriendo por el reseco camino se eleva y difumina en curvadas volutas que nacen de sus veloces cascos. Las líneas curvas son movilidad, y cuanto más apretadas, cuanta mayor progresión tengan a la circunferencia, mayor movimiento suponen.

Esperamos que esta breve explicación sobre el lenguaje de las líneas sea de tu agrado, nos encantará seguir enseñándote en nuestras clases de pintura en Madrid.

 

www.degranero.es