Gerhard Richter y su obra.

Ema (Desnudo en una escalera) es uno de los cuadros más conocidos y famosos de Gerhard Richter. Se trata de una representación compleja en la que se interfieren varios planos iconográficos. Estilísticamente, la pintura se clasifica dentro del grupo de los primeros cuadros fotográficos. No obstante, su colorido claro y la transparencia pictórica de su superficie distinguen esta obra de 1966 de otros trabajos realizados por el artista en las misma fechas.

 

degranero-clases-pintura-dibujo-madrid
Ema (desnudo en una escalera), 1966, óleo sobre lienzo, 200 x 130 cm. Museum Ludwig, Colonia.

 

En los cuadros fotográficos de la década de 1960, la pintura de Richter se consolida frente a los fotógrafos más jóvenes de la competencia trasladando el artista las características mediales de la fotografía a sus representaciones pintadas. Sin embargo, tal como explicamos a nuestros alumnos de clases de pintura en Madrid, a diferencia de los que sucede con la mayoría de sus motivos, el modelo de Ema (Desnudo en una escalera) no procede de una revista gráfica ni de un álbum familiar privado. En su lugar, Gerhard Richter puso personalmente en escena e la modelo, la fotografió y después la pintó a partir de la misma fotografía a color. La fotografía se tomó durante un tranquilo fin de semana en las escaleras de su primer taller en la calle Fürstenwall de Dúseldorf y corresponde a Marianne (Ema) Richter, su primera esposa.

Aunque la modelo, qué está desnuda y es de tamaño natural, se acerca directamente al espectador en el lienzo de 2 m de altura, Richter evita cualquier tipo de desnudez exhibicionista difuminando delicadamente todos los perfiles y haciendo que el cuerpo ilumine el entorno oscuro. La delicadeza con que Gerhard Richter trata su motivo da lugar a un cuadro pleno de gracia y de empatía. La firma consignada en la parte posterior del lienzo es clave para comprender el cuadro. Excepcionalmente, Richter fechó con su precisión su obra en mayo de 1966. Siete meses después nacía Betty, la hija común. El cuadro era una declaración de amor del artista a su esposa Emma. Bonita historia que les encanta a nuestros alumnos de clases de dibujo en Madrid.

Pero incluía también una alusión a Marcel Duchamp y a su veredicto pictórico. Gerhard Richter visitó enjunio de 1965 en el Museo Haus Lange de Krefeld la retrospectiva de Duchamp, exhibida en varias instituciones europeas. Casi un año después representaba a su mujer en la misma actitud que Duchamp a la modelo  del Desnudo bajando una escalera, cuadro cubista de 1912, refutando su afirmación de que la pintura estaba anticuada y había perdido su relevancia para la vanguardia artística. En una entrevista de 1991, Richter exponía retrospectivamente su antigua posición frente a Duchamp en los siguientes términos: «Su cuadro Desnudo bajando una escalera no dejó de irritarme hasta cierto punto. Lo apreciaba muchísimo, pero no podía admitir que suponía el final de una determinada forma de pintar. En consecuencia, hice exactamente lo contrarío y pinte un desnudo convencional».

Con su «desnudo convencional» Gerhard Richter no sólo logró un documento muy íntimo de su situación familiar, sino que su retrato privado supuso al mismo tiempo una argumentación desde el punto de vista  de la historia del arte de situarse  convincentemente a favor del medio tradicional de la pintura en el discurso de las disciplinas artísticas.

Interesante ¿verdad?, pues esperamos que en este artículo hayas aprendido más sobre Gerhard Richter y su obra. Estaremos encantados de seguirte enseñando en nuestras clases de dibujo y clases de pintura en Madrid.

 

www.degranero.es