4 pasos para fundir colores acrílicos que debes conocer.

La pintura acrílica es bastante peculiar, puesto que es más densa que la acuarela, pero seca muy rápido, por lo que fundir colores resulta basta engorroso. La pintura acrílica puede aplicarse muy aguada, como si se tratara de una acuarela, aunque su textura es más espesa, si bien no tanto como el óleo. Estas propiedades hacen del acrílico una pintura muy versátil y maleable, que permite fundidos, solapàmientos y todo tipo de mezclas, sobre el mismo cuadro o en la paleta…

deGranero clases pintura Madrid fundir colores acrílicos

Una vez aclarado esto, te explicamos los 4 pasos para fundir colores acrílicos que debes conocer:

  1. Las mezclas en la paleta: El hecho de mezclar colores en la paleta es una manera muy válida de obtener ciertos tonos que luego se podrán aplicar sobre el trabajo de manera muy determinada. Se trata de un proceso muy adecuado para trabajar, por ejemplo, con pintura plana en áreas rellenas de color que no necesitan ser fundidas ni degradadas. Las mezclas en la paleta permiten estudiar el cromatismo del nuevo tono y constatar los colores que intervienen.
  2. Las mezclas en el cuadro: La versatilidad de la pintura acrílica permite fundir colores y mezclarlos sobre el propio cuadro, lo cual es posible únicamente cuando la pintura se encuentra tierna, ya que, de lo contrario, se tratará de empastes y superposiciones de color. Las mezclas sobre el soporte exigen una buena cantidad de pintura para que los colores se integren, aunque mi recomendación es que añadas un poco de retardador de secado en cada color y después para fundir colores emplees un pincel seco.
  3. Humedecer el color en el cuadro: La pintura acrílica, es una pintura al agua como la acuarela o el guache. El acrílico una vez seco no se puede modificar solo con agua, sin embargo se vuelve tierna si se le añade un poco de alcohol y puede modificarse parcialmente fundiendo con un nuevo color. Desde mi punto de vista esto no es muy recomendable, es mejor colocar otra capa pictórica con retardador y fundir colores sobre ella.
  4. Rehacer las formas: La textura del acrílico, bastante espesa, permite correcciones y retoques muy difíciles en técnicas similares como la acuarela. El acrílico se puede trabajar de manera mixta, por empaste o por transparencia. Ésta no permite corregir errores, pues todos los trazos quedan reflejados en el papel. El empaste, sin embargo, es un método más cómodo, ya que permite superponer unos colores sobre otros y, de esta manera, corregir las siluetas o los tonos con la incorporación de nuevos trazos.

Hasta aquí nuestros 4 pasos para fundir colores acrílicos que debes conocer. Esperamos haberte sido de ayuda como siempre, estaremos encantados de recibirte en nuestras clases de dibujo y pintura en Madrid.