Clase de dibujo y pintura. Paisaje.

Hay muchas maneras de dar una clase de dibujo y pintura, pero complicado es enseñar a un alumno a trabajar del natural, enseñarle a ver los límites de lo que va a pintar o captar los recorridos de la luz en una composición. El encaminarse a pintar paisaje conlleva uno de los ejecicios más complicados para un pintor. No sólo habrá que recrear el espacio sino también conseguir sacar el ambiente en el cuadro.

Desde mi experiencia, cuando imparto alguna clase de dibujo y pintura en Madrid al aire libre, suelo recurrir a alguno de los fantásticos espacios que nos regala la ciudad. La Casa de Campo, el Retiro o el parque Juan Carlos I, me resultan buenos puntos llenos de recovecos siempre sorprendentes para trabajar con ellos.

 

deGranero clase de pintura paisaje madrid

El paisaje hay que analizarlo a base de diferentes apuntes de campo, para así contar con un montón de referencias a través de las cuales podremos generar la obra final. En mis clases de dibujo y pintura en Madrid, los alumnos suelen desarrollar cinco apuntes básicamente. Uno de dibujo de línea, en el que se analizan las formas generales y compositivas del espacio que vamos a pintar. Un segundo dibujo, en el que intentamos trabajar con un rotulador de punta fina las texturas que nos ofrece cada elemento del paisaje. Una aproximación a la sombra y a la luz a través de un apunte monocromático en el que con una simple escala de grises tengamos claro el recorrido de la luz. Un cuarto apunte que consiste en un collage, con el que hacemos una síntesis de color, es decir, generamos el paisaje a través de los planos principales, y por último, un quinto apunte en el que a través de la pintura intentamos ser lo más fieles posibles al paisaje.

Me gusta traerme a los alumnos con estos bocetos al taller y trabajar carentes de fotografías a través de sus experiencias de campo. Con esto lo que consiguen son representaciones del paisaje que aunque en ocasiones no sean totalmente fieles a la realidad, tienen un aporte plástico que elevan sus trabajos a una potencia bestial.

Guillermo Granero

www.degranero.es