Carácter psicológico de los colores

deGranero clases pintura en Madrid

 

En este artículo vamos a ahondar en lo que se llama carácter psicológico de los colores:

NEGRO:

  • Impenetrabilidad, vacío, desesperación, rigidez, seriedad.
  • Si es mate, es decir, sin brillo, revaloriza cualquier otro color que se le superponga.
  • Si es brillante, confiere nobleza, elegancia y distinción.
  • Mezclado con blanco da el color gris.

BLANCO:

  • Pureza, silencio, infinito. Produce efecto refrescante si está junto al azul. Por eso lo usan como color imprescindible em sanatorios y uniformes médicos. Da sensación de frío agudo.

GRIS:

  • Sin carácter propio, nada dice por sí mismo. Simboliza la neutralidad y la indecisión.
  • Si es pálido, supone miedo y vejez. Si es francamente oscuro, suciedad.
  • Con el gris combinan bien el rojo y el amarillo.

VERDE: 

  • El color verde descansa la vista y produce efecto reparador de la fatiga. Simboliza la esperanza.
  • Este color se forma mediante la mezcla de amarillo y azul; si predomina el amarillo, obtendremos un verde con fuerza y vida; y si predomina el azul, se vuelve más serio y triste.

ROJO:

  • Este color es tan sobresaliente entro todos los demás, que hay quien lo llama impropiamente colorado. Esta denominación significa que se trata no del rojo, sino de todo aquello que tenga un color.
  • El rojo integra fortaleza, valor vivacidad, dinamismo y virilidad. Es cálido, desbordante, de vida propia exaltada. Tiene dignidad y encanto.
  • La gama de rojos es variadísima. Los hay con tendencia al amarillo: el bermellón; al azul: el carmín; al marrón: el burdeos.
  • Mezclado con amarillo, da el naranja; y si se reduce considerablemente el rojo, da el cadmio. Mezclado con blanco, da el rosa.
  • Junto al naranja o el amarillo, el rojo produce calor, sofoco, verano cálido, desierto tórrido.

ROSA:

  • Este color representa feminidad, timidez, dulzura, delicadeza. Es el más íntimo y romántico.
  • El rosa es producto del blanco con una pequeña dosis de rojo, con preferencia el carmín.

MARRÓN:

  • Es un color de gran solidez, que da idea de repleto, macizo, denso. A medida que se oscurece, va a cercándose al negro, por ser la mezcla de rojo y negro. Sería más correcto en castellano, denominarlo castaño.
  • No debemos confundir el marrón con el pardo. Aunque tienen cierto parecido, no olvidemos que éste último tiende hacia verde como resultado de la mezcla de amarillo con negro.

NARANJA:

  • Ya dijimos que es el resultado de la combinación del rojo y el amarillo.
  • Sugiere comunicación, acción y entusiasmo.

AZUL:

  • Es el color del cielo, el de los lagos, el de ciertas mariposas, el de algunas flores del campo.
  • Expresa profundidad y calma, madurez viva y nostálgica, gran vida interior y espiritualidad.
  • Su tranquilidad es aérea, celestial; por eso fue el color preferido de algunos pintores para representar a la Virgen María, a los ángeles y a todo aquello fuera de lo terrenal.
  • Si se trata de un azul muy claro, produce impresión de ligereza, vacío.
  • Junto al blanco, sugiere limpieza, revalorizando a dicho blanco.
  • Si el azul es turquesa, adquiere fuerza, gran luz y máxima frescura.

AMARILLO:

  • Es el que por sí solo tiene más luminosidad, hasta el punto de que, entre los pintores, hay un refrán muy práctico, que dice: «Si quieres dar un brillo, usa blanco y amarillo».
  • Si el amarillo es luminoso, se llama amarillo limón.

VIOLETA:

  • Es triste, melancólico por excelencia, reservado y digno.
  • Representa dolor santo, sacrificio. Simboliza la Semana Santa, la Pasión de Cristo.
  • Puede obtenerse con carmín y azul, y mezclado con blanco da una hermosa gama de tonos malva muy apropiada para las sombras, puestas y salidas de sol en el horizonte.

¿Qué te ha parecido el carácter psicológico de los colores? Esperamos haber aportado algo a tu conocimiento sobre el carácter psicológico de los colores.

 

www.degranero.es