4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer.

En este artículo te enseñamos 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer. En primer lugar debes tener siempre bien clara la premisa de graso sobre magro y nunca al revés. Es decir, puedes emplear por ejemplo una técnica magra como el  acrílico para comenzar un cuadro y terminarlo con pintura a la encaústica por ejemplo, pero no al revés. Si aplicas pintura al agua sobre una pintura grasa como el óleo, tu cuadro terminará por cuartearse y se irá al traste todo tu trabajo.

Ahora si, vamos con las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer:

  1. Acrílico – óleo: La primera de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer es también la más clásica. El acrílico como sabes es una pintura plástica que seca rápido, pero al secar se oscurece un poco y además a diferencia del óleo no nos permite dejar calidades de empaste en nuestro cuadro. Por eso, esta técnica mixta es la más empleada por todos los artistas, comenzar el cuadro con acrílico y rematarlo con óleo. Puedes manchar tranquilamente con aguadas, incluso con capas más opacas de acrílico, y terminar tu cuadro con óleo, empastando por completo o incluso dejando partes vistas del acrílico. Para que no se aprecie la diferencia barniza tu cuadro cuando termines con un barniz final para óleo que unificará las capas pictóricas.
  2. Acrílico – pastel: Magro sobre magro. Con esta técnica mixta, se trabaja muy fácilmente. Puedes pintar tu cuadro con acrílico, dejando zonas de aguadas, zonas empastadas o incluso agregándole materias de carga para conseguir diferentes calidades y terminar con unos rayados o unas manchas de pastel. El aspecto que quedará será más apuntado pero muy fresco. No olvides fijar las capas de pastel con un buen fijador.
  3. Acuarela – plumilla: La tercera de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer es una de las más resultonas. Consiste en dibujar aquello que quieras pintar sobre un buen papel de acuarela (de buen gramaje) que te recomiendo tensar previamente con cinta engomada sobre una tabla para que no se abombe al humedecerlo y se creen piscinas de color en determinadas zonas de tu trabajo. Posteriormente al dibujo, mancha con acuarela en tonos claros, pero sin llegar a los acabados de una acuarela sin más, se sintético. Y después refuerza tu trabajo con rayados de tinta china con una plumilla marcando las zonas de sombra y algunas líneas. El resultado me recuerda a esos bocetos de arquitectura que son frescos y muy atractivos.
  4. Óleo – parafina coloreada: La última de las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer consiste en trabajar un cuadro normalmente con óleo, y terminarlo a base de transparencias realizadas con parafina coloreada con óleo. ¿Cómo se hace? Sólo tienes que calentar la parafina al baño maría y añadir un color al óleo mezclado con aguarrás, es decir, líquido, ya que si no, quedará como un grumo de color pero no teñirá la parafina. Una vez prepara da tu mezcla, chorréala sobre tu cuadro. Después puedes volver a pintar con óleo encima de esto sin problema. El resultado me recuerda a diferentes capas de dermis una encima de otra. Pruébala, no es muy controlable, pero los resultados son muy plásticos.

Hasta aquí las 4 técnicas mixtas de pintura que debes conocer y que te presentamos en este post. Ahora lánzate y practica.